El economista venezolano, Jesús Casique, indicó en una entrevista al programa Buenos Días que el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima una inflación de 6.500% en Venezuela para el próximo año.

Lea también: Venezuela llegó a 33 meses de hiperinflación, según economista

El también profesor de economía y finanzas comentó que el país cerrará el 2020 con 37 hiperinflaciones, producto de una fuerte depresión económica que sufre la nación sudamericana.

También resaltó que hay que esperar un año, específicamente en el mes de noviembre para determinar si Venezuela sale de esta crisis.

 

De acuerdo a varias páginas referenciales, como DolarToday, EnParaleloVzla y MonitorDolarVzla, el valor del dólar paralelo superó la barrera del millón de bolívares.

Lea también: #Venezuela | Se cumple un mes de la detención de Roland Carreño

De esta manera, un dólar estadounidense vale 1.037.156,33 bolívares.

Cabe destacar que el tipo de cambio ofrecido por el Banco Central de Venezuela (BCV), de fecha 26 de noviembre de 2020, el dólar se cotiza en 925.505,89 bolívares, mientras que el euro superó la barrera de los 1.100.000 bolívares.

 

Dólar-paralelo

El diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), conversó con la periodista Antonieta La Rocca, sobre lo que pueden hacer los venezolanos con su salario.

Según el parlamentario, una de las razones que más influyen en la depreciación del salario, ha sido la hiperinflación generada por el Banco Central de Venezuela (BCV)».

Para el congresista, «las personas que han logrado dolarizar su salario, cada vez compran menos».

«El BCV financia al Ejecutivo, ya que éste último no está generando ingresos por conceptos de industria petrolera, por ejemplo (…) Es dinero sin sustento en la calle, lo que genera el rápido aumento de los precios y el tipo de cambio (…) Esto es algo deliberado», indicó el economista.

Lea también: #Efemérides | Día del Economista en Venezuela

De acuerdo con Alvarado, «en siete años que tiene Maduro en Miraflores, Venezuela ha perdido más de 92 % de su actividad económica, sin un conflicto bélico formal».

«Que los aumentos de salario no se formalicen, indica que la política salarial ha quedado al margen de los intereses de Maduro», agregó.

El diputado a la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, aseguró, este viernes, que Venezuela “debe darle un descanso al bolívar” y buscar una moneda más sólida, que permita hacerle frente a la hiperinflación que se vive en el país. 

Lea también: #Venezuela | Administración de Maduro habilitará paso por el Puente Simón Bolívar la mañana de este viernes

“Ya es hora de ir pensando en deshacerse del bolívar e ir pensando en una moneda nacional distinta (…) debemos darle un descanso al bolívar”, destacó el legislador, durante la presentación del informe de gestión de la Comisión Especial Plan País.

A pesar de sus palabras, Guerra aclaró que su propuesta no implica eliminar la moneda nacional, sino emplear una divisa como el dólar, mientras se supera la tendencia inflacionaria que ha registrado Venezuela desde el 2017.

EFE: El dólar estadounidense y el bolívar venezolano: una extraña ...

Plan País enfocado en recuperar la industria petrolera

En su carácter de encargado de la Comisión Especial Plan País, José Guerra consideró que la recuperación de la industria petrolera venezolana representa una tarea esencial.

De acuerdo con el asambleísta, una estatal petrolera robusta le permitiría a Venezuela honrar sus compromisos con acreedores y prestamistas, lo que incrementaría la confianza en los inversores extranjeros.

El país, que hace cinco años reportaba una producción media de 3,2 millones de barriles de petróleo por día, ha reducido su capacidad hasta una cifra cercana a los 300.000 barriles de petróleo, cada 24 horas.

PIB venezolano se compara con el de Haití

José Guerra, quien además de diputado es economista de profesión, avizoró que el Producto Interno Bruto venezolano experimentará una contracción de 40% para finales de 2020.

De acuerdo con Guerra, esa caída haría que Venezuela quedara a la par de naciones como Haití.

“El tamaño de la economía de Venezuela ya no es comparable con el tamaño de Argentina, es comparable con el tamaño de Haití”, dijo el parlamentario. 

«La cosa está difícil», ese es el canto popular -a modo de refrán por lo repetido y amplio de su utilización- en diferentes partes de Venezuela. Sumado a una economía que se acerca a su tercer año en hiperinflación, según datos de la Asamblea Nacional.

En los actuales momentos para el residente en Venezuela, que debe sortear los días de «cuarentena extrema» y flexiblización de este, se encuentra la compra de proteínas, separados en cuadro grupos básicos: carnes, pollos, huevos y pescado.

Ángel Alvarado, diputado a la AN y miembro de la Comisión de Finanzas, sabe muy bien del tema. En su rol de economista y parlamentario ha contribuido en la elaboración del Índice Nacional de Precios al Consumidor del Poder Legislativo y como militante de Primero Justicia (PJ) con el registro manejado por el Observatorio de la Canasta Alimentaria que construye la tolda amarilla sobre los costos en diferentes partes del país.

Establecimos contacto con él para conocer su apreciación y análisis, así como para que comparta medidas y estrategias tanto económicas como políticas para paliar esta realidad que padece la población del país.

En un estudio, constatamos los altos precios de las diferentes piezas de carne, pollos y huevos, sin embargo, hay una gran cantidad de personas comprando en los mercados populares. Si al trabajador promedio el salario mínimo (800.000 bolívares) no le alcanza ¿Entonces cómo se explica este fenómeno?

Hay personas que tienen remesas, una minoría que tiene acceso a dólares. Cuando vemos los índices de consumo, hay una caída del 60% que corresponde con la caída del PIB. No se pueden dejar engañar con una muestra que no es representativa, se necesita un estudio más concreto, más allá de lo que se pueda ver en la calle. La caída del PIB debe estar por alrededor del 80%.

Hay una caída brutal de la capacidad de compra del venezolano, a pesar que puede haber un pequeño grupo que puede tener acceso a divisas o un remuneración que le permite mantener el consumo, pero el hecho que haya gente consumiendo no quiere decir que el consumo no haya caído.

¿Existe un registro que detalle el porcentaje de personas que recibe remesas o tiene acceso a dólares?

94% no tiene acceso a nivel suficiente de ingresos que le permita cubrir la línea de pobreza, que es 199 dólares, según el Banco Mundial. Eso hace que haya una gran cantidad de personas en la pobreza. Además, muchas de las personas que han migrado tampoco tienen una situación precaria, tienen empleos malos, sub-empleos, de baja calidad, no tienen una situación migratoria estable. Sin estabilidad, esto afecta su estatus dentro de ese país y la posibilidad de enviar remesas a sus familiares en Venezuela.

¿En la Asamblea se maneja un porcentaje de la población que percibe salario mínimo?

Estamos elaborando un índice de remuneración del trabajador que nos permita establecer ese porcentaje, aún no lo tenemos. Esperamos que para el segundo semestre del año podamos tener ese número, basado en un estudio realizado en el sector agrícola, manufacturero y comercial que nos permitan responder esa pregunta.

Entre las soluciones para que el ciudadano promedio pueda acceder a las proteínas, ¿está aumentar el salario mínimo?

Lo que hay que generar es crecimiento económico. Aumentar el salario mínimo sin generar crecimiento económico es inflación, como todo el pueblo venezolano ya se ha dado cuenta. El ingreso no aumenta por decreto, el ingreso aumenta generando crecimiento económico, generando inversión, generando productividad. En la Venezuela del día hoy, se necesita de un cambio político, si no ocurre, no se va generar esas inversiones, en definitiva, no se va generar la posibilidad de que haya una recuperación del aparato productivo, tan necesario en este país.

Las fuerzas democráticas que impulsan un cambio político en Venezuela ¿Tienen un plan económico para aplicar en caso del cambio que impulsan?

Ahí está el Plan País, en el que participan todas las fuerzas con representación, el parlamento, gremios, sindicatos, la academia, venezolanos dentro y fuera del país. Se ha consultado con la diáspora y en diferentes partes del país. Es un plan de consenso que busca la recuperación más rápida del nivel de ingreso del venezolano y atender la emergencia humanitaria compleja, la hiperinflación y reactivar la economía, basado en tres pilares que hemos explicado muchísimas veces: expansión importante de la industria energética en Venezuela; un fondo que nos permita reconstruir el país, por el orden de los 100 millones de dólares en cinco años; y empoderar al ciudadano, que es salir del modelo socialista de control y expropiación, a uno que se respeten las propiedades del ciudadano y la libre iniciativa.

En este plan el que genera riqueza no es el Estado, es el ciudadano, empoderado y que se le den las condiciones para que explote su innovación y su creatividad, y en definitiva esto genera riqueza.

coordinador político del área de Macroeconomía de Plan País

Ángel Alvarado en su rol de coordinador político del área de Macroeconomía del llamado Plan País

¿Dentro del Plan País se impondría un margen de ganancia para el productor -- vendedor, y que a su vez el comprador adquiera los productos a un precio equilibrado, o se dejaría la economía al libre mercado? ¿Cómo sería esto?

Definitivamente hay que ir a un modelo de economía de mercado, donde se respete la propiedad y la libre iniciativa. Que el mercado defina cuánto se produce, cómo se produce, dónde se produce. Que se le de libertad al consumidor, para que consuma todo lo que quiera, y libertad al productor para que produzca todo lo que quiera, que no haya restricciones a las importaciones, que no haya restricciones y que el Estado no confisca el fruto del trabajo de la gente, de la empresa.

A las personas se les da la posibilidad de tener un nivel de vida mejor, como ocurre en todos los países donde hay economía mercado. ¿Cómo va a ser el equilibrio entre el consumo y la producción? Eso dependerá de los niveles de crecimiento económico que se puedan tener, que se puedan alcanzar. Es decir, hay que ir a un cambio en las instituciones, que no haya instituciones con privilegios y que pueda haber inclusión para todos. El modelo actual socialista es uno que excluye, que genera brechas en la sociedad. En el que un pequeño grupo tiene acceso a dólares, mientras la inmensa mayoría subsiste en bolívares.

Hay que ir a un crecimiento económico de manera tal que los salarios vayan mejorando. Ir en busca de una moneda sana, que tiene que ver con un Banco Central independiente, con la generación de funciones que protejan el producto del trabajo de la gente y no un Banco Central que ha expropiado el trabajo de la gente.

Justicia tiene que ver con respetar el salario de la gente, respetar lo que produce la gente, y poco a poco iniciar una senda de crecimiento económico que se perdió hace mucho tiempo.

Entendiendo que el salario mínimo no alcanza, un amplio porcentaje de los ciudadanos ha optado por ingresar al sector informal de la economía. ¿Manejan en la Asamblea un porcentaje de trabajadores que hayan migrado a dicho sector?

Vamos a hacer un trabajo de índice de remuneración económica, eso todavía no está listo. La idea es tener un conocimiento más cierto de cómo se compone la fuerza laboral en Venezuela, en cuanto a la remuneración que recibe cada sector

¿Se cuenta con el apoyo del sector privados, los empresarios, para llevar adelante lo planteado dentro del Plan País?

Hay un sector del Plan País que se llama sectores productivos, ahí están todos los grandes sectores: agrícola, industrial, comercial; y de hecho los que están ahí son empresarios. El Plan País no es solamente político, se hizo bajo el concurso de todas las fuerzas y allí por supuesto están enmarcados esos sectores, que requieren apoyo y tienen la oportunidad de generar crecimiento, riqueza y empleo.

Recomendado: Obamagate: ¿Teoría de conspiración en año electoral de EEUU?


La pandemia generada por la covid-19 no podía escapar de la conversación. Debido a esta, diferentes mercados en el mundo se han desplomado y economías han estado al borde del colapso. La economía venezolana, con sus contrastes y particularidades, enmarcada en una crisis que sobrepasa ya los cuatro años, no escapa de esta realidad.

¿Cuál es el alcance del golpe negativo de la pandemia y sus medidas en la economía venezolana?

El impacto es brutal. La Comisión de Finanzas brindará más detalles con respecto a eso. Una caída por encima del 20% de la actividad económica en el primer trimestre, el segundo trimestre una cifra similar. Venezuela está en una situación vulnerable. Venezuela va a ser duramente golpeada por el covid-19, a través de la estricta cuarentena que se ha aplicado. Esto hace que la curva de la recesión económica sea muy profunda.

El impacto viene también por los precios del petróleo, que cayeron de manera importante en abril. La pandemia impacta por la recesión, por lo que genera la cuarentena, y luego se tiene el impacto negativo a la demanda de los hidrocarburos a nivel mundial.

Desde el Parlamento, ¿cuál es la propuesta ideal para mantener el distanciamiento físico, las medidas de bioseguridad, y por otro mantener activa la economía, al sector laboral?

Nosotros hemos planteado transferencias directas para la gente, como se ha aplicado en diferentes partes del mundo, de manera tal que las personas puedan mantener los niveles de consumo con el impacto de la recesión. Por otro lado, fondo de transferencias para las empresas, de modo que se mantengan a flote, puedan pagar sus nóminas y no aumente el desempleo.

En este momento de pandemia, lo que debería hacerse es incrementar el gasto focalizado en la gente, las empresas, de manera que se aplane la recesión económica que es inevitable.

Ángel Alvarado

La Asociación de Ganaderos en el estado Merida advirtió que el control de precios impuesto por la administración de Nicolás Maduro solo generará hiperinflación, especulación y escasez en medio de la pandemia.

Milton Silva, presidente de la Asociación, alertó que con las nuevas medidas y a consecuencia de la crisis y distorsión económica que padece Venezuela, el margen de ganancia de los productores es más bajo que el de distribuidores. «Ellos fijaron el precio de la leche en 85 centavos de dólar, mientras que el distribuidor está pagando 20 centavos de dólar por litro», enfatizó.

Le puede interesar: Exclusiva: M/G Juvenal Sequea Torres ofreció detalles del movimiento para salida de Nicolás Maduro

También señaló que la producción de leche ha caído mucho en los últimos años. «Hace unos 15 años se producían 120.000 litros de leche al día, hoy se producen solo 50.000, lo que es una caída de 60% de la producción», especificó Silva.

Reportaje completo: Ganaderos

El Centro de Documentación y Análisis de los Trabajadores (Cenda) informó que la canasta alimentaria en Venezuela superó los 199 dólares (14.937.695 según la tasa del BCV) durante el mes de enero de 2020.

Le puede interesar: Al menos 400 dólares invierte un adulto mayor anualmente en medicinas, según Benitez

Cenda: hay una variación significativa

Este monto refleja los gastos alimentarios de una familia de cinco miembros. En términos porcentuales, este aumento asciende a 81,1%. Este valor refleja una variación intermensual significativamente superior a la de diciembre, que se ubicó en 48,8%.

“Cuando uno va para un abasto, para un mercado, todo es dolarizado. A uno no le queda nada de lo que gana, ¡nada!”, son las palabras de Delia Ortega, una obrera jubilada de 70 años,  quien ha expresado su desespero y preocupación por el salario que hoy día recibe un venezolano.

Leer más: Trabajadores exigieron un salario mínimo de 300 dólares

El salario mensual de Delia, es de 250.000 bolívares, lo que equivale a unos 3,36 dólares al cambio oficial, un monto que apenas le alcanza para comprar modesta comida y admitió que esto la hace sentir vulnerable ante una economía donde la moneda nacional cada vez vale menos.

La mañana de este lunes, Delia acaba de honrar en la oficina ministerial un proceso esporádico en el que, con su presencia, debe comprobarle al gobierno que aún vive para para poder continuar recibiendo su paga.

“Me ha afectado demasiado. Me siento indefensa, incapaz. Me siento impotente”, expresa Delia, sobre la influencia del dólar en la economía local, asegurando que la divisa norteamericana es actualmente dueña de los mercados y negocios en Venezuela, ya que determina precios de productos como de línea blanca, prendas de vestir, inmuebles, vehículos, servicios profesionales, mano de obra y, sobre todo, los alimentos.

Delia confesó que el sueño de sus tiempos era que al jubilarse finalmente comprara su casa propia, sin embargo, su liquidación hace unos años atrás fue de apenas 60.000 bolívares, equivalentes a unos 80 centavos de dólar.

La economía de Venezuela atraviesa una realidad crítica, especialmente en los últimos dos años, donde economistas aseguran que los niveles existentes de hiperinflación son devastadores.

La firma consultora Ecoanalítica reportó el año pasado que en ciudades como Maracaibo, un 86% de las transacciones comerciales se realizan con moneda estadounidense y reflejó a su vez un 54% total de las transacciones nacionales de octubre realizadas en dólares.

En este sentido, Ecoanalítica destacó que el grado de dolarización de las transacciones será mayor este año, su directos y economista, Adrúbal Oliveros, calcula que será de al menos un 60% en zonas urbanas.

Miles y miles de ancianos venezolanos como Delia, han quedado vulnerables ante el cobro que apenas pueden hacer luego de años ejerciendo su labor, pues a medida que ha pasado el tiempo sus ingresos se devalúan cada vez más.

El director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, manifestó que en el 2020 Venezuela podría «salir de la hiperinflación», sin embargo seguirá contando con la inflación más alta del mundo; todo esto porque se prevé que la llamada «dolarización» será superior a 60% en las zonas urbanas.

Añadió que será cada vez mayor el manejo del sector privado en el petróleo venezolano y que el rol de la estatal Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa), será «menos relevante».

Comentó que el área bancaria se enfocará en el manejo de divisas en efectivo. Indicó que los alquileres en ciudades como Caracas y Lecherías tendrán una leve recuperación, al igual que el sector comercial, «impulsados por nuevos nichos de consumo e importaciones».

Recomendado: Dólares falsos en Venezuela: aprenda a reconocerlos

View this post on Instagram

En 2020 Venezuela entrará en su séptimo año de contracción económica, sin sorpresas. Sin embargo hay diez (10) aspectos claves para tener en cuenta: 1. Es probable que Venezuela abandone la hiperinflación, aunque seguiremos siendo la economía con la inflación más alta del mundo. 2. El sector petrolero venezolano será un negocio manejado por privados, el papel de Pdvsa cada vez será menos relevante. 3. El grado de dolarización de las transacciones será superior al 60 % en promedio en las zonas urbanas. 4. El negocio bancario sufrirá una transformación, se enfocará en los servicios, especialmente en el manejo del efectivo en divisas. 5. Tendremos ajustes en los servicios, especialmente en telecomunicaciones, y aparecerán nuevos actores. 6. En ciudades como Caracas y Lecherías, el mercado de alquileres tendrá una leve recuperación. 7. El sector comercial experimentará una leve recuperación, impulsado por nuevos nichos de consumo y las importaciones. 8. El costo de vida en dólares subirá en forma moderada, a un ritmo menor que lo experimentado en 2018 y 2019. 9. El mercado de valores venezolano seguirá siendo una opción a considerar frente a la inflación y la devaluación. 10. Traspaso de activos desde el sector público a actores privados, pero en condiciones pocos transparentes. #venezuela #economia #asdrubaloliveros #ecoanalitica #2020 #empresas #entorno

A post shared by Asdrúbal R. Oliveros P. (@aroliveros) on

«El dólar nos tiene locos», expresó el comerciante de Apure, Henry Pérez, al respecto de la tasa de cambio que marca la moneda estadounidense en Venezuela y que trastoca y genera hiperinflación en la economía del país.

«El precio del dólar inició esta semana en 24 mil bolívares y este miércoles ya estaba por encima de los 30 mil (…) uno tiene que ingeniárselas», explicó Pérez a las cámaras de VPItv. Explicó que debido a la crisis económica, las ventas de comida están por los suelos y que aguardan la temporada navideña para recuperarse.