Humberto Prado, comisionado para los Derechos Humanos del Gobierno (E) de Venezuela, exhortó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a que continúe con con su investigación, en materia de derechos humanos, por un año más.

Este jueves, durante una rueda de prensa virtual, Prado indicó que la Comisión que dirige «aboga para que esta Misión se extienda por un año (…) Entre otras cosas, para que se profundice la investigación del arco minero».

Según el funcionario del Ejecutivo encargado, el informe presentado, este miércoles, cuenta con los «hallazgos necesarios» para «apresurar las investigaciones en la Corte Penal Internacional (CPI), sobre crímenes de lesa humanidad» en el país.

Lea también: #Venezuela | ONU: administración de Nicolás Maduro ha cometido «crímenes de guerra»

«Hacemos un llamado a los países que llevaron denuncias sobre Venezuela a instancias internacionales a que ratifiquen las mismas (…) Este informe revela la tristeza de toda la canallada que se ha hecho con la población de Venezuela», agregó Prado.

El documento, presentado por una Misión Internacional de Investigación de la ONU, afirma que las irregularidades registradas en Venezuela, desde 2014, corresponden a «crímenes de guerra».

El reporte, de más de 400 páginas, que será presentado al Consejo de Derechos Humanos el próximo 23 de septiembre, detalla que los crímenes más comunes, cometidos por fuerzas de seguridad leales a Nicolás Maduro, han sido «ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas».

Carolina Girón, directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), informó que al menos 46 reclusos del Centro de Formación Hombre Nuevo Libertador y del Internado Judicial de Tocuyito, en el estado Carabobo, han fallecido en lo que va de 2020, en su mayoría por desnutrición.

Lea también: #Social | Cuatro funcionarios de las FAES dieron positivo por Covid-19 en el Táchira

“En Tocuyito desde el inicio de la cuarentena, se prohibió las visitas, además del ingreso de alimentos que semanalmente los familiares llevaban a sus internos. Esto, además de la mala y escasa comida que el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario suministra a los privados de libertad, ha generado una ola de fallecimientos, que cada día crece más”, informó Girón mediante un comunicado de prensa.

Las últimas víctimas de estos recintos penitenciarios fueron identificadas como Leanny Barrios, fallecido el 21 de julio; Carlos Carrasco, cuyo deceso se reportó el 27 de julio; Miguel Sandoval, el 24 de julio; Josme Durán, el 4 de agosto; y José Gregorio Cedeño, fallecido el 4 de agosto.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) informó el viernes que al menos tres personas recluidas en la cárcel de Tocuyito fallecieron presuntamente por desnutrición y tuberculosis.

A través de un tweet, la organización sin fines de lucro aseguró que los reclusos fueron ingresados a la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera (CHET), en el estado Carabobo.

Los fallecidos son Carlos Carrasco, de 31 años; Julio Sánchez, de 39 años y Miguel Sandoval, de 48 años.

En una rueda de prensa ofrecida este martes por Carolina Girón, directora del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), se informó sobre la situación de las cárceles en el país en el año 2019, destacando que «el hacinamiento está por el orden del 167,66%».

Lea también: Asamblea Nacional designó al diputado José Manuel Olivares como comisionado para la Emergencia Sanitaria

«Tenemos una capacidad instalada de 26.238 cupos, pero una población reclusa es de 43.992 personas», indicó Girón, quien también aseguró que «todavía no ha habido un plan de descongestionamiento de los calabozos”

«Se han dado varios traslados desde calabozosos policiales, pero la cifra es muy poca para descongestionar los mismos. La Zona 7, en Boleíta, es un caso preocupante, porque allí hay casi 1.000 presos, eso es prácticamente una cárcel», informó la directora.

Girón además informó sobre el retardo procesal, «más de la mitad de las personas presas en los centros penitenciarios, con un 61%, están en proceso, es decir, gozan del principio de que son inocentes hasta que tengan una sentencia firme que declare culpabilidad y tiempo de condena”.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) reportó sobre un presunto motín la noche de este jueves en el Centro Penitenciario de Occidente (CPO) en Santa Ana, estado Táchira, específicamente en el área de Procesados Militares (Procemil).

Lea también: #Mundo | Equipo de la ONU podrá acceder a un barco abandonado con más de un millón de barriles en las costas de Yemen

Vecinos de la zona informaron que en horas de la noche comenzaron detonaciones, mientras que el OVP divulgó un video en el que se observa a un recluso herido en un brazo.

Santa Ana de Táchira, donde está ubicado el penal, queda a 50 minutos de la capital San Cristóbal.

En el área de Procemil hay 268 detenidos, según reportó la corresponsal de VPItv en la región, Lorena Bornacelly.

A espera de información oficial, el motivo del motín sería el incumplimiento de la visita de los jueces para agilizar los procesos judiciales de los privados de libertad.

Dos presos recluidos en el Centro Penitenciario de Occidente (CPO) en el estado Táchira fallecieron por motivos de salud el pasado viernes 13 de junio, según informó este domingo la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Lea también: #Venezuela | Agua, gasolina y electricidad lideran los problemas de los venezolanos

Andrés Uribe, de 70 años, y Néstor Aguilar, de 54 años, fueron las personas que perdieron la vida con apenas horas de diferencia. Uribe padecía problemas de hipertensión arterial y una enfermedad pulmonar crónica.

Por su parte, la causa de muerte de Aguilar fue la desnutrición severa que sufrió mientras estuvo preso en el penal.

El OVP aseguró que de los 1.150 presos en el CPO ubicado en el municipio Córdoba, en la región andina, muchos padecen por falta de comida y cerca de 300 presentan cuadros de diarrea y fiebre.

La organización reportó que hay internos que pesan menos de 50 kilos, hecho que fue condenado por la directora del Observatorio, Carolina Girón.

En 2019, el CPO fue el escenario de un motín por parte de los presos para denunciar la falta de acceso a los alimentos.

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) publicó un informe sobre la situación de los calabozos policiales en el país durante 2019, lugares donde, según lo estipulado por la ley venezolana, las personas privadas de libertad deben permanecer un máximo de 48 horas en estos recintos.

Lea también: “Se nos fue un gran hombre”; falleció Luis Reyes, cronista de Los Palmeros de Chacao

Según el informe, se registraron 191 muertos (104 de ellos en hechos violento y 87 por condiciones de salud), 128 heridos y 449 presos fugados. También, 2.426 privados de libertad hicieron huelga de hambre en modo de protesta, mientras que 554 se unieron en huelga de sangre. 45,55% de los fallecidos por enfermedad, padecían de desnutrición o tuberculosis.

«El Ministerio de Servicios Penitenciarios no autoriza los traslados a las cárceles, lo que ha contribuido a que el sistema colapse de tal manera que en un área con capacidad instalada para 20 personas, actualmente sobreviven más de 100 presos en condiciones inhumanas y en flagrante violación a sus derechos humanos», informó el comunicado.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Oveprisiones (@oveprisiones) on

Al menos 28 reclusos del Centro Penitenciario 26 de Julio del estado Guárico, estarían presuntamente contagiados de tuberculosis, lo que pasa a ser una amenaza para el resto de los presos que se encuentran en el lugar, informó el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Lea también: Joven discapacitado detenido hace dos semanas en Lara fue excarcelado

Los 28 detenidos que podrían tener esta enfermedad se encuentran aislados en un área conocida como el hospitalito, el cual no cuenta con las condiciones sanitarias para mantenerlos ahí.

En este sentido, los familiares de los reclusos manifestaron que en esa área los malos olores, la falta de higiene y las cloacas hacen que los abunden este tipo de pestilencia.

TUBERCULOSIS

Foto: Cortesía

Estas personas contagiadas reciben visitas de sus familiares en los pasillos, por lo que estos también se encuentran en peligro de resultar infectados.

El OVP manifestó que en este centro también hay presos que sufren de diabetes y hasta hipertensión pero no les dan tratamiento médico.

TUBERCULOSIS

Foto: Cortesía

«Solo llevan a los internos a hospitales cuando se desmayan o se están muriendo», explicó un familiar.

La alimentación que les ofrecen en el lugar tampoco es la mejor. En el desayuno y la cena les dan una arepa sin relleno, mientras que en el almuerzo reciben una taza con arroz y dos cucharadas de lentejas.

Mediante un comunicado, el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), rechazó la tesis de «intento de fuga, revuelta, pelea o motín entre los internos», en la masacre de este 1 de mayo en el Centro Penitenciario de Los Llanos Occidentales (Cepello), en Guanare, estado Portuguesa, «así como también el enfrentamiento con los custodios de la cárcel, esgrimidas desde el Ministerio del Poder Popular de Servicios Penitenciarios».

Lea también: Gobierno colombiano se deslinda de acusaciones de Maduro que lo involucran en supuesta invasión a Vzla

«De acuerdo a versiones recogidas en el sitio, los internos reclamaron la no recepción de los alimentos que sus familiares llevaron al centro penitenciario (…) Hecho que los motivó a acercarse a la cerca que divide el área administrativa de la prevencion y autoridades, para reclamar este bochornoso hecho, recibiendo a cambio disparos contra su humanidad».

«Ningún recluso fue encontrado en las afueras del penal, todos murieron o resultaron heridos dentro de las instalaciones del centro penitenciario, es decir, fueron masacrados por disparos provenientes del personal uniformado, que dado el alto número de víctimas muertas o heridas, es evidente la desproporcionalidad de reacción utilizada por los funcionarios hacia los presos» reza parte de la misiva.

En horas de la noche de este viernes, la presidenta del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP), Beatriz Girón, explicó que se deben verificar las cifras de los fallecidos y heridos durante una situación irregular en el Centro Penitenciario de Los Llanos (Cepella), ubicado en Guanare, estado Portuguesa.

Lea también: OVP expone situación crítica de cárceles venezolanas

“Realmente preocupa esta situación, es una masacre y así lo hemos calificado, en un centro penitenciario no debe morir ni una persona”, agregó.

La directora de la OVP manifestó que, esta institución no cuenta con una cifra exacta de los reclusos fallecidos o lesionados, al mismo tiempo, confirmó que el director de la cárcel y una oficial de la Guardia Nacional (GN) resultaron heridos en el “presunto motín”.

Detalló que Cepella es una infraestructura destinada para albergar a 750 presos, y a la fecha una población 2.500 personas que se encuentran cumpliendo su condena en esta cárcel, “eso significa que este centro penitenciario tiene un 333 % de hacinamiento”.

Girón también reveló que un gran número de presos presentan condición de desnutrición y se han registrado algunos casos de tuberculosis.

Se espera que el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) ofrezca cifras de muertos y heridos en horas de la mañana de este sábado 2 de mayo. Hasta el momento realizan la evaluación de lo sucedido.