Escasez en el país petrolero: El viacrucis de surtir gasolina en Sucre

Al menos tres días previos al que corresponde para surtir combustible, los usuarios deben permanecer en las estaciones de servicio para abastecerse solo de 30 litros en Sucre.

Venezuela es el país con las reservas de petróleo más grande del mundo, sin embargo, en los últimos años, ha sido incapaz de refinar el crudo necesario para cubrir con el mercado nacional.

La falta de inversión y mantenimiento de las plantas, la desproporcionalidad entre el precio de la venta y la producción, la ausencia de personal calificado, han contribuido a la escasez de combustible en el país.

De interés: Ser minero en Venezuela: un oficio lucrativo y peligroso

La administración de Nicolás Maduro intentó atenuar la crisis por el hidrocarburo con la importación de gasolina desde Irán, pero esto no ha sido suficiente.

Desde el 2013, el consumo nacional venía reduciéndose, especialmente en el interior, la pandemia por la COVID-19 agravó la situación, al punto de generar incredulidad en los ciudadanos ante la presencia del virus, atribuyendo el decreto de estado de alarma al desabastecimiento de gasolina.

Equipar el vehículo de gasolina para cualquier habitante del estado Sucre es una odisea. Al menos tres días antes del que corresponde según el número de placa, deben apostarse a algunos metros de la estación de servicio.

José Benítez relató que el primer y segundo día de la jornada debe ir a “marcar el puesto”, el tercero es para asignar el número que le corresponde, y finalmente al cuarto día puede surtir 30 litros de combustible. A las 4:00AM debe estar en la gasolinera, si tarda tan solo 20 minutos, corre el riesgo de perder su cupo; la Zona de Defensa Integral en la región permite únicamente 200 carros al día.

Son largas horas que deben destinar los usuarios para lograr equipar su vehículo, el escenario se repite en cada estación de la capital del estado Sucre, mientras que la situación empeora hacia el resto de los municipios.

Los ciudadanos están expuestos, no solo a la oscuridad, sino también a la inseguridad, a la lluvia, al sol inclemente de oriente y al contagio de coronavirus, ante la ausencia de distanciamiento social.

Miguel Bravo, recordó que en una ocasión mientras hacía la fila para surtir, efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales se enfrentaron a una banda criminal de la populosa comunidad de Caigüire. Los usuarios de la gasolinera quedaron en medio de los disparos. En esa oportunidad, los delincuentes fueron abatidos, en una próxima podría ser cualquiera de la cola.

Más: Trabajadores petroleros: El corazón de Pdvsa está desprotegido

Las mafias de la gasolina

José Benítez, usuario de una estación subsidiada en Cumaná, aseguró que “en cada estación existen sus mafias internas, son personas de la comunidad quienes se adueñan de al menos 100 cupos y cobran de 5 a 10 dólares por cada uno (…) tienen el control de todo, y aunque la rabia me invade, el mismo sistema y la necesidad te obliga”.

Miguel Bravo, otro usuario, indicó que en ocasiones “los encargados de la cola” solicitan alimentos no perecederos en sustitución de las divisas. “Lo peor es que si no les gusta la marca te los devuelven, y debes llevarles un mejor producto para la próxima cola”.

Los ciudadanos denunciaron que las autoridades civiles y militares hacen caso omiso a esta situación que consideran ilegal y violatoria de los derechos humanos. Sospechan que podría tratarse de un accionar conjunto, entre las mafias y los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana.

Publicaciones Relacionadas

Programación On-Demand

Logo VPItv

Suscríbete al Servicio de Noticias

¡Mantenete siempre informado!

Copyright © 2020 VPI TV – Developed by Rubik