«El COVID-19 primeramente no afecta solo a la salud de los venezolanos»: Por Anibal Sánchez

opinión

«Los efectos del COVID-19 en Venezuela a diferencia de otros países del mundo no se manifiestan primero en el estado de salud de la población». Una pandemia que ha llevado lamentablemente al fallecimiento de unas 338 mil personas de un total de 5 millones 300 mil contagiados a nivel mundial, corroborados a la fecha del 21 de Mayo.

Lea también: Embajada de Venezuela en EEUU anunció la liberación de 680 venezolanos detenidos por asuntos migratorios

Se han perdido muchas vidas en las 213 naciones donde cursa la epidemia de la coronavirosis, lo sienten sus parientes y contactos cercanos esos mismos que a raíz de la infección o cadena de contagio han tenido que extremar las medidas de protección y prevención. «Profundizando cada vez más el deterioro socio económico preexistente de muchos núcleos familiares; más allá de las pérdidas económicas a nivel de empresas y de los estados»

El análisis de la evolución de una epidemia debe hacerse en función de varios parámetros no es solo la aparición de nuevos casos o la disminución de las muertes por esta causa. Tanto los parámetros fijados por el Centro Johns Hopkins como la Organización Mundial de la Salud consideran antes de flexibilizar que exista un estado de control y posibilidad de atención en caso de aparición de nuevos casos.

De ahí que la presencia y estado de los casos Activos es importante a la misma fecha estos a nivel global son 2.128.623 el 40% de los diagnosticados. «Es decir en España quedan aún 56 mil casos activos, en Italia unos 59 mil, en los EEUU los activos don 1 millón 147 mil» según las cifras de worldometer.

En Venezuela a la fecha 22 de Mayo se apunta a casi mil casos luego de 70 días de instalada oficialmente la pandemia el número de contagios confirmados es de 944 y sólo se habrían producido 10 defunciones por esta causa según reporta la Comisión Nacional; quedando 672 casos activos; distribuidos 331 en Hospitales, 325 en CDI y 16 en Clínicas.

Del seguimiento de los reportes diarios se desprende que en el caso de Venezuela de los 944 casos 254 son contagios del tipo comunitario; 136 por Contacto Internacional y 554 de carácter Importado el 58% de los casos, es decir producto de un contagio en el exterior, viaje o puesto de atención, agregó Aníbal Sánchez como Analista y Consultor

Los números en Venezuela podría lucir bajos ante la opinión pública, hablan de un curva ralentizada, incluso cuando algunos pregonaban peores escenarios, mientras otros pujan un levantamiento, se observa el estrés en los sistemas de salud, no es solo la atención de los 672 casos activos los cuales no se sumarán a los 362 recuperados sin la confirmación de dos pruebas PCR negativas «existe adicionalmente un contingente de casos sospechosos o positivos a la prueba rápida (PDR) más los contactos directos de todo positivo que son confinados en observación».

En varios países como en Venezuela existía un estado preexistente de colapso, sobre todo en los países en desarrollo, sumado al problemas de falta de mantenimiento o de dotación y servicios que obligaban a los entes a echar mano de otros recursos, como serían los hoteles, para poder concretar la contención de la pandemia. «En simultáneo el estado debe abocarse a la atención social, preservar la poca red empresarial, empleos e ingresos de cada familia, así como au sustento».

Aun así muchos mas sentirán los efectos en la economía que en la salud, producto de las medidas de confinamiento y distanciamiento social, la paralización de la economía, las pérdidas de puestos de trabajo, y el consecuente aumento de niveles de pobreza.

En América Latina, la población en situación de pobreza disminuyó en últimas décadas, de afectar a casi mitad de la población, se redujo a una quinta parte. Al mismo tiempo el crecimiento económico en los anteriores 30 años impulsaron un aumento en la clase media hasta casi 2/5 parte de la población; en el caso venezolano los cambios en todos los estratos sociales, eran evidentes antes de instalarse la pandemia ejemplificado por una alta disminución en el poder adquisitivo.-

Las familias que exhiben acceso a vivienda propia, servicios y equipamiento indispensable, sus miembros por mas que en épocas anteriores pudieron acceder a un nivel educativo; en la actualidad no pueden acceder a los servicios de salud privada ni a completar los insumos para la susistencia medida como cesta básica familiar, pues la realidad es que una buena parte de ellos reciben como ingreso un salario mínimo mensual de casi 4 dólares que es lo que equivale una pensión.-

Esta era la realidad de las familias venezolanas en todos los sectores medios y bajos, antes de instalarse la pandemia del coronavirus; politicambete se venia dan el debate sobre el origen de la crisis si es por una mala gestión y el modelo económico o como producto de la guerra económica y sanciones como sostienen el gobierno de Maduro.

Ahora, debemos decir que el panorama no luce alentador para después de la pandemia una vez superada la emergencia y la pandemia, la mis.a hará estrago en una población en estado de vulnerabilidad, no es como en otras latitudes donde se hace esfuerzo para proteger a los mayores de edad o con enfermedad crónicas o patologías preexistentes, aquí debe ser a todos.

Ninguno estará exentos de la pérdida de empleo, caída de los ingresos, aumento de deudas, el desabastecimiento y alto costo. La reactivación económica, suena como la posibilidad para salir lo más pronto de estos factores pero habría que sumarle la necesidad de lograr un clima de confianza y gobernabilidad; un poco difícil por ahora en medio de la conflictividad política que no tomo pausa, por la emergencia.

(+Video) Cardenal Ba
Venezuela registró
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.