Restan menos de tres meses para la elección del 6 de diciembre y el sistema automatizado y máquinas de votación, que usará el Consejo Nacional Electoral (CNE), es un misterio, después de la afectación por incendio en sus almacenes y las sanciones impuestas.- 

El ente electoral en voz de su presidenta adelantó que se trataba de una “nueva solución tecnológica”, la cual “es verificable y auditable en cada una de las fases del proceso electoral”. A lo que el Analista y Consultor Aníbal Sánchez le sumó su preocupación pues los tiempos corren para el 12 de Octubre según el cronograma corresponde la Auditoría de Software de Máquinas.

Lea también: #Covid19 | Venezuela arribó a los 600 fallecidos por Covid-19

La poca información sobre el Sistema Automatizado y manejo  comunicacional sobre la empresa Smartmatic anterior proveedor de tecnología del CNE; siembran mayor desconfianza e inhibe participación ciudadana.

Algunos medios y opinadores, por desconocimiento o como parte de una directriz política, se quedan en el tema que la empresa advirtió «que no se podría utilizar el software desarrollado en el 2004 por la compañía para usarse en elecciones» esto, al igual que conjeturas sobre el uso del sistema BLUE ‘Boleta única’ indudablemente genera dudas a pocos meses de otro evento electoral.

De ahí la inquietud de fijar posición, durante varios proceso antes del 2017 el sufragio en Venezuela se llevaba a cabo con máquinas de origen italiano olivetti, con licencia y software de Smartmatic, sin embargo tras las denuncias de la empresa, sobre supuesta  manipulación de los niveles de participación en elección para la Asamblea Nacional Constituyente «acto que se realizó sin testigos y violando algunos protocolos al no contar con oposición’; se le sumó la afectación de máquinas de votación, tras un incendio registrado en los almacenes del CNE, en marzo del año 2020.

Smartmatic

Smartmatic

«Hace imperativo el uso de una plataforma tecnológica distinta, de la cual ni técnicos, ni representantes de los partidos, y mucho menos los electores, conocen detalles».-

Aunque rectores del CNE aseguren  que se utilizará el mismo software con el cual se trabajó durante los últimos años, algunos elementos opinan que no sería así, basados en 

que el software de Smartmatic está diseñado para que corra solo en las máquinas de esta empresa. «Por lo que si se van a utilizar otros equipos, se tendría que desarrollar otro» 

Quedando siempre opciones que van desde la inclusión de comprar otra aplicación al nuevo proveedor de las máquinas; o el utilizar el software de Smartmatic en los nuevos equipos, después de realizados los cambios como ocurrió en las elecciones de Concejales, lo cual es posible al tener el código fuente; al igual que se puede constatar los cambios al revisar la firma o hash.-

Registro-CNE

Registro-CNE

No es cierto, que el software solo corre en las Máquinas de Smartmatic «que no son más que un hardware de arquitectura bien sencilla» similar a máquina de apuestas.  De hecho las revisiones auditoría y modificaciones se hacen sobre una computadora (Laptop) con un sistema operativo y archivos o aplicaciones las cuales son revisadas ‘firmadas con su clave para constatar en la fase de producción’.- 

Aunque el objetivo no debe ser defender los servicios de la Smartmatic (SAES) estas cuando  ganaron la licitación, no fue solo porque era uno de los sistemas que permitía la validación de la escogencia con la impresión de una papeleta, sino que permitía al CNE acceso al código fuente; es decir, el programa o software que se usa.

Ante tantas dudas el CNE en compañía de los nuevos proveedores debería hacer una presentación a las organizaciones y no solo al directorio.  «NO puede ser que la presentación se guarde para auditorías de las partes del sistema hasta llegar a la fase de producción» o que los electores conozcan en un Simulacro o al momento de la Feria Electoral.

Es probable que el CNE se plantee utilizar la última versión del software de Smartmatic a la que tuvo acceso, es decir 2017,  y a la que se le haya introducido algunos cambios  y se refiera a esta como la “nueva solución tecnológica” y aún así los cambios hechos pueden determinarse por el código de autenticación que tiene incorporado el software y que refleja las modificaciones. 

De ser un nuevo sistema automatizado de voto, es necesario redefinir los protocolos y alcances de cada una de las auditorías; en las cuales deben participar técnicos y observadores con experiencia para garantizar la transparencia del proceso. Entre los aspectos claves a verificar están 

– El Hardware de las máquinas, los puertos y periféricos instalados,  incluso los que permiten la conectividad, el respaldo y la carga de información. 

– El sistema de captura, archivo, codificación y totalización de las manifestaciones de voluntad de los electores.

– El sistema de Activación a partir de la Autenticación de identidad de los electores.

– El Software del sistema de votación, la forma en que se presenta la Oferta Electoral, la selección de las opciones y el archivo de los registros codificados.

– La Infraestructura o redes de telecomunicaciones, desde su codificación, bitácora hasta respaldo en los nodos de totalización. «El cual se audita el 16 de noviembre»

– El sistema de totalización y de denominación de candidatos, organizaciones y alianzas; hasta la presentación de resultados, sería revisado el 2 de noviembre.

La revisión y auditoría de cada uno de estos procesos son programados en etapas, algunas corren en simultáneo con otros procesos del sistema que conlleva herramientas físicas, como Cuadernos de Votación, hasta la producción de tinta, esto lleva a que el cronograma incluye unas 15 auditorías considerando las de segunda fase, las cuales inician el 18 de diciembre.

 

Muchos coincidimos en los aspectos estadísticos que marcaran los resultados en las elecciones. Esto basado en los sondeos de opinión, el oficialismo tendría la posibilidad de ganar las elecciones, pero también las puede perder al no estar viviendo su mejor momento y es por esto que apela a la inhibición, descalificación y fraccionamiento del adversario. Al mismo tiempo no estaría dispuesto a pagar el costo de una postergación del acto.

Mientras tanto, al bloque opositor lo asiste el voto oculto y castigo. Hay un creciente descontento nacional del que no escapan las filas del oficialismo.

¿Existe la posibilidad de que se materialice un castigo, en el sector que podría estar más motivado a participar en elecciones?

Lea también: ¿Qué sigue en el cronograma electoral?; por Aníbal Sánchez

La existencia del voto oculto no es nuevo en Venezuela en 1999 la misma maquinarias de AD y COPEI, trasladaron y movilizaron al electorado del MVR que lo castigaba, al no existir un control del elector comprometido, puede ocurrir. Será por eso que se escucha del presidente mensaje ‘efectista, con piquete dirían algunos’ de que el Plan República trasladara electores.

En ocasiones el anticipar las conductas podría llevarnos a fijar estrategias. Si queremos que opere el voto oculto y Castigo debemos ser nosotros los que sembremos la confianza sobre la garantía del Secreto mientras otros operarán es desmontarlo con su tradicional campaña intimidatoria “técnicamente es imposible que se sepa por quién se vota, aún llevando el control de quienes asisten”.

La diferencia de intención de VOTO por bloques partidistas podría estar entre 43% a favor del Polo Patriótico y 37% entre los que lo harían por los Partidos que se conocen entre ellos los que constituyen la Alianza Democrática, la que es percibida como el principal grupo opositor. «A partir del 46% que dice a la fecha que seguramente o muy probablemente participen».

Quedando un 20% de las manifestaciones de voluntad del bloque participante repartido entre las otras opciones; por lo que podríamos estar en la presencia de un acto de despolarización política, lo que seria un paso por dejar atrás la época de la economía del voto o la política del chantaje, que tanto daño hizo a la teoría de querer elegir, y no solo votar.

Estamos ante un evento electoral que define sin marcar tendencias. Desde su inicio con solo asumir la conducta de participar o abstenerse, hasta el por quien hacerlo; transcurre en un proceso con poca fidelidad del voto, más aún cuando no se cuenta con los esquemas organizativos de motivación, compromiso y movilización.

Adicionalmente a esto, las encuestas reflejan la aspiración de un cambio político en la conducción del país, por lo que la alta desaprobación de la gestión actual, lleva a aumentar la brecha entre los que se siente bien con el actual gobierno y los que esperan un cambio. Por lo qué conociendo el mundo de los sondeos, se debe tener presente que los comportamientos no son lineales y varían en las regiones.

Las encuestas son una foto del momento, nos dan una idea de cómo está el momento, pero no son instrumentos de predicción” y sus resultados pueden reflejar la conducta trabajada por una buena estrategia política. De ahí la diferencia al momento de consultar; cree que la gente salga a votar difiere al tu iras a votar, e incluso muchos se reservan el por quien.

Todas las tácticas que realiza el Gobierno durante este proceso electoral, evidencia que conoce los números y tiene clara su estrategia. Mientras un sector de la oposición apuesta por la interiorización de lo que es una elección parlamentaria, y no la asume como un proceso plebiscitario.

También coincidimos en que se tratará de una campaña electoral atípica, marcada por la conflictividad social, la crisis de gobernabilidad y en medio de una pandemia por el coronavirus; donde incluso el gobierno tiene pocas posibilidades de montar sus programas populistas que buscan aumentar la fidelidad electoral, por lo que jugará a fraccionar, dividir e inhibir como único método para convertir su minoría social en una mayoría electoral.

El órgano rector de las elecciones en Venezuela, el CNE, culminó la etapa de inscripción de candidatos y de selección de puestos en las boletas electorales que se utilizarían en los venideros comicios parlamentarios. Al mismo tiempo se conoció de la repuesta a la invitación hecha a la Unión Europea para que actuara una misión de observación electoral.

En varias oportunidades me ha correspondido exponer cuáles son la etapas que siguen para dar cumplimiento al cronograma electoral hasta el día de las elecciones, convocadas para el próximo 6 de diciembre. Aún cuando algunos actores nacionales han insistido en la necesidad de postergar estos comicios ante la posibilidad de que aumenten los contagios por la Covid-19.

Lea también: Aníbal Sánchez: “No sirve una política nacionalista y de despolarización que nos aleje de las ventajas”

Están otros actores internacionales, como la Unión Europea, que al responder la invitación para instalar una misión de observación electoral, opinan que el tiempo sería muy corto para garantizar ciertas condiciones, aunque el proceso se convocó hace tres meses.

De esta manera, el cronograma sigue corriendo, y adecuándose a las prórrogas dadas a nivel de actualización del registro electoral y de la última actividad de postulaciones de candidaturas; por esto en la próxima semana será la sustitución con efecto en la boleta.

Entre el 26 y el 30 vienen las auditorias de los datos de electores. Entre el 5 y el 16 de octubre viene la auditoria del software de máquinas. Aunque aún no conocemos el número y tipo, recordemos que en marzo se produjo incendio en los almacenes del CNE dañándose gran parte de la infraestructura electoral.

El 11 de octubre será el simulacro, primera actividad en la que los ciudadanos podrían familiarizarse con las herramientas. Del 26 de octubre al 6 de noviembre es la auditoria del software de totalización y en el transcurso de este mes es la producción de las 34 mil máquinas que se utilizarán.

El 12 de octubre es la instalación de las juntas electorales, municipales y parroquiales. El 30 de octubre es la auditoria de los archivos de las máquinas de votación.

Durante el mes de noviembre se realizará la feria electoral. Evento este al igual que las actividades técnicas que se deberán realizar bajo mecanismos adicionales de protección para evitar aumento en los contagios por el nuevo coronavirus. En esta fase se divulgará todo lo concerniente a las elecciones a través de los mecanismos electrónicos. Los electores podrán familiarizarse con los diputados de su circunscripción.

En noviembre también será la capacitación de los miembros que estarán cubriendo las 34 mil mesas de votación. Entre el 9 y el 13 de noviembre será la auditoria de infraestructura. Luego, a finales de ese mes, la auditoria del despliegue de las máquinas. Una vez que es hecha la producción, se ensamblan algunas de estas máquinas antes de enviarlas a las oficina regionales, detalló.

A finales de noviembre y hasta el día anterior a la votación, se efectuarán las acreditación de los testigos de los partidos. La campaña electoral oficial será del 19 de noviembre al 3 de diciembre. El 29 es la auditoria del predespacho cuando las máquinas son enviadas a los centros de votación.

La auditoria de la puesta en cero del sistema será el 4 de diciembre y el 5 de ese mes, la auditoria de telecomunicaciones; quedando aún las auditorias de segunda fase posterior al acto de votación, la cual se inicia con la verificación ciudadana o apertura de cajas.

Para el 4 de noviembre podría existir, desde los Estados Unidos, una nueva política exterior que pueda influenciar en la política opositora interna en Venezuela, la cual venía utilizando el respaldo de la potencia occidental en muchos de sus planes y que no son compartidos por un sector importante en el país.

Esta semana se han llevado a cabo las convenciones de los demócratas y republicanos, dejando como resultado un bloque opositor fortalecido encabezado por Biden, que le disputará la presidencia al controversial Trump, en un proceso que se realizará en medio de la crisis del coronavirus, epidemia que ha dejado números rojos en Norteamérica.

Es tradición que la agenda internacional sea parte del debate interno en los Estados Unidos. De ahí, que el candidato a la reelección invirtiera minutos de su discurso de campaña, hablando sobre China, Irán, Estado Islámico, Israel y hasta de la OTAN. Pero a diferencia de otras intervenciones públicas, como en caso de la Florida, no habló sobre Venezuela, aún cuando muchos analistas coinciden en la importancia del voto latino para definir estados clave.

Están quedando atrás los días de «todas las cartas están sobre la mesa», en el caso de la crisis venezolana. Lo que en su tiempo formó parte de los mecanismos de presión, apuntó a actuar de algunos dirigentes nacionales que, aún a la fecha, apuestan por intervenciones. A ellos, así como a esos sectores más conservadores nacionalistas, el presidente Trump les repite: “se acabaron las aventuras militares internacionales de los Estados Unidos. No sacrificaremos en vano vidas de estadounidenses”.

Tanto Biden como Trump, en los mensajes de campaña, descartan la opción armada en el caso de Venezuela. Por lo que no se le ve ningún sentido a que algunos dirigentes fomenten esta opción. Al final, solo aumenta la frustración y desesperanza.

Ahora, que Trump no mencione a Venezuela en su discurso de aceptación a la candidatura republicana, debería ser objeto de revisión para los que centran su actuación con base a su apoyo. Podríamos estar en el preámbulo de un cambio de política exterior, aunque estén planeando mantener las sanciones por lo que queda del año, como herramienta para obedecer el ejercicio de autonomía, que puede ser usado para obligar otra ronda de negociaciones.

De igual modo, han dicho que las naciones europeas, que vienen actuando en el Grupo de Contacto Internacional, consideran que la crisis venezolana debe ser resuelta por los venezolanos, con apoyo de la comunidad internacional, según los demócratas.

Por esta razón, la dirigencia opositora venezolana no le queda otra opción que la lucha política. No se puede seguir postergando y delegando el diseño de una estrategia a otros, que desconocen nuestras capacidades y realidades.
Construir, a partir de la unidad, no es lo mismo que la unidad en función de lo que se quiere construir.

Hay que establecer alianzas políticas que no son necesariamente acuerdos electorales. No se pueden dejar llevar por posturas que alejen al mundo opositor del único tablero donde pudiera llevar una ventaja para acompañar palabras y sueños encantadores, que no tienen ningún tipo de sostenibilidad.

La política venezolana habría dejado de ser responsable para pasar a ser de graderías, cayendo el liderazgo a la posición de decir lo que se quería escuchar y demostrando falta de conducción. Ahora hace falta una política racional, dirigida a lo que realmente espera, quiere o afecta a la población, como es el caso de la atención de la crisis socio-económica.

Se debe dejar de lado el temor a despolarizar, ya que en este escenario no está la fortaleza del sector opositor. Esto solo ha permitido la subsistencia de bloques radicales y el fortalecimiento de proyectos personalistas.

Tanto la constitución como ley de procesos electorales habla de un sistema electoral ‘en paralelo’ con un componente Personalizado y otro de Representación Proporcional sin preponderancia de ninguno, no existe ese 70 – 30% usado en el 2015 y defendido por ex rectores. De ahí que el CNE después de ser instando por el TSJ diseño unas normas que buscaba asigna igual peso a ambos componentes, en los cálculos quedaron 144 curules 52% asignados por el mecanismo de representación proporcional.

Lea también: #Política | TSJ leal a Maduro intervino el partido Nuvipa

De forma Nominal o Personalizada se eligieran 130 diputados en las misma 87 circunscripciones electorales del año 2015, ahora serian 17 diputados más «estos cargos se adjudican a los que obtengan una mayoría simple de votos. La distribución de cargos en estos circuitos va desde 1 hasta 4 cargos, los partidos postulantes podrán optar por el mecanismo de alianzas a todos los niveles.

Otros tres diputados; son elegidos entre los representantes de los pueblos indígenas «bajo una norma que contradice principios constitucionales y de derechos humanos» es de forma indirecta, se escogen a mano alzada voceros en asambleas comunitarias que se desarrollan hasta el 15 de septiembre; y en una segunda instancia o Asamblea General por medio de boletas se eligen en mesas de votación los diputados del sector.

En esta oportunidad 144 diputados un 52% serán asignado por mecanismos de Representación Proporcional, a través de la construcción de cocientes por método D’Hondt en las Listas Regionales (96) y Nacional (48). Las mismas serán presentadas por las organizaciones políticas vía electrónica antes de 26 de Agosto

En el 2020 lo mínimo asignado a cada entidad por cada uno de los mecanismos es de 03 diputados tanto en Lista Regional como Nominal; por lo que entidades como Amazonas o La Guaira escogerán 3 de forma nominal (Nombre y Apellido) y 3 en Lista; de forma de facilitar el proceso el elector podrá votar en [seleccionar todas] en la tarjeta del partido de su preferencia.

Del total de cargos a elegir de forma nominal 130 lo que equivale al 48%; unos 53 (61%) se harán en circuitos uninominales de un solo diputado con casos como en Táchira con 5 nominales en 5 circuitos y Falcón o Mérida con 4 nominales en 4 circuitos y Apure con 3 diputados en tres circunscripciones; es decir un diputado en cada una, será votado por nombre y apellido

Las organizaciones fueron convidadas a presentar candidaturas en paridad y alternabilidad de genero; mitad y mitad; pero en casos de impares puede llegar hasta el 40% mínimo para un genero «en caso de entidades con 5 nominales en 5 circuitos dos de los mismos debe llevar de principal ‘mujer’ y otros tres pudieran abrir con hombres» En caso de la listas si el que encabeza es hombre el segundo es mujer y tercero seria hombre; aunque en la práctica se observa una flexibilidad.

En el 39% de los circuitos se adjudicara más de un cargo; en 27 (31%) elegirán 2 diputados y en 5 (6%) circuitos se eligen tres diputados estos Caroní, Maturín, Barinas; incluso en dos Valencia y Barquisimeto se elegirán 4 diputados.

Los estados con mayor cantidad de diputados como Carabobo elijen 10 de forma nominal y 6 en lista regional; el Zulia elije 15 nominales y 10 en lista; en caso de Miranda son 11 nominales y 8 en lista.

Debido a las observaciones de las organizaciones indígenas el Consejo Nacional Electoral decidió efectuar algunos cambios en el reglamento especial, de la elección de los representantes de los pueblos indígenas y publica un manual de postulaciones.

El sistema propuesto no corrige las violaciones en su totalidad a los caracteres del voto como lo venimos diciendo desde 1948 por resolución de la ONU se le dan al sufragio unos caracteres entre los que está ser Universal Libre Directo y Secreto, esto se reafirmó en la proclama de San José y la misma Constitución recoge entre los artículos 62 a 64.

Se centro la norma en otro aspecto constitucional que reafirma la sentencia 068 específicamente el respeto a los usos y costumbres de los pueblos indígenas.

La norma sigue manteniendo el carácter indirecto pues se realizan unas asambleas comunitarias para la elección de los voceros, los cuales tienen una limitante en cuanto al número de “postulados” podrían ser solo de 02 a 10 independiente del tamaño de las comunidades y su elección sería aún por el método de “mano alzada” lo que dista de ser secreto y por ende libre.

En las Asambleas Generales, o segunda instancia de delegación el CNE introduce los cambios, en la construcción de un registro electoral que incluiría a los candidatos presentados por las 6 organizaciones nacionales y las 13 de 18 que estarían habilitadas para postular candidatos “lo cual se hace de forma electrónica vía SAP un proceso que arrancó días atrás.

Lea también: ¿Venezuela produce el mejor ron del mundo?

Se instalarán mesas electorales que funcionarán en cada Asamblea General, las mesas tendrán dos miembros y un secretario designados por la ORE de la entidad respectiva” recuerden son tres diputados uno por cada circunscripción, la Sur, Oriental y Occidental.

La mesa tendrá su cuaderno de votación, caja de resguardo y el parabán, para que se efectúe el voto de manera secreta mediante boleta electoral marcando con una «X» sobre el nombre de su preferencia “entre los presentados por las respectivas organizaciones de acuerdo al ámbito y requerimiento de legibilidad.

El escrutinio será público y realizado por los miembros de mesa.

El CNE totalizará, adjudicará y proclamará a los electos con base a las actas de escrutinio de las Asambleas Generales de cada región, aunque en esta se contempla aún el uso de la mano alzada solo en el caso de un empate entre los candidatos, que se eligen por una mayoría simple.

De acuerdo con el registro electoral (RE) preliminar, la cifra de electores convocados a las parlamentarias del 6-D es de 20.733.941; éstos podrán ejercer su derecho al voto en las próximas elecciones.

Este número resulta de que en el registro electoral, corte 29 de julio del 2020, existen los datos de 21.072.361 electores, pero de éstos 106.554 están ubicados en centros en el exterior y 229.866 son extranjeros; que no votan en parlamentarias.

En el periodo de un año se han realizado 2.862.558 movimientos sobre el registro electoral, 363.759 (13%) obedece a inscripciones de nuevos votantes 2.378.00 (83%) son cambios en dato; y 120.799 (4%) son depuraciones.

Lea también: Aníbal Sánchez: “Si queremos que el ciudadano participe, hay que romper la polarización”

La presidenta del ente electoral había adelantado que del total de personas que se encuentran en el registro electoral, 251.398 eran nuevos electores, y que durante la jornada del RE, que se realizó del 13 al 29 de julio, se realizó también la depuración de la data de fallecidos.

Ahora los técnicos de las organizaciones políticas pudieron contactar que esta cifra es exactamente de 251.828 al procesar algunos 430 levantamientos de objeciones, y la depuración hasta la jornada era de apenas 15.805 electores, mientras que los cambios en centro de votación llegó a 549.483.

El cronograma electoral avanza sin contratiempos. Esta semana se cumplió la instalación de las juntas regionales, quedando pendiente la incorporación de los testigos de los partidos y el poder se mantenía en sesión permanente, para tratar incluso temas como de prorrogar el periodo de postulaciones de candidatos que cerraba el día 19 de agosto se podría extender hasta final de la semana.

Más: Aníbal Sánchez: “el venezolano en el país no cree en votos pero no quiere las balas”

Del 9 al 23 de agosto se podrán realizar las posibles impugnaciones, a fin de conformar un RE definitivo, en el mes de septiembre.

Sin ánimos de ser alarmistas, es importante recordar que el número de movimientos atribuibles a cambios de datos en el registro ‘preliminar’ se pudo estimar sobre 549.483, de estos 485.809 involucra cambio en centro de votación, otros 62.964 son de un dato en CNE y 710 solicitados por el Saime.

En cuanto a la depuración de 15.805 que son salidas del Registro Electoral 3.936 son electores que se les coloca alguna objeción y 11.869 pasaron a la condición de fallecidos.

La realidad que no se escucha en el trinar de los pajaritos, es otra, incluso antes de la instalación de la pandemia, la crisis ha llevado a muchos a solo pensar en cómo cubrir sus necesidades básicas. Esto es un pueblo de tradición pacífica; quiere resolver sus peores conflictos en paz, votando y unas partes cierran la posibilidad ante el temor de no quedar en el poder.

Porque creen que desde 2015 en adelante no se escucho el cliché del venezolano que decía aquí la diferencia era solo de caraquista o magallanero e incluso el del adeco en la chiquita se entendía con el copeyano. ¿Qué pasó con eso? Cuando consigamos esta repuesta verán que en el fondo todos quieren el entendimiento y la reconciliación, posible solo con unas elecciones bajo ciertas condiciones.

Le puede interesar:#Opinión | Aníbal Sánchez: “Si queremos que el ciudadano participe, hay que romper la polarización”

Reflexión que se debe hacer cuando transcurre un cronograma Electoral, en medio de la pandemia por el coronavirus, la conflictividad política y una gran crisis socio-económica, que ha llevado a que el venezolano tenga otras prioridades antes que la elección parlamentaria del 6D.

Cuando lleguen a esta etapa se darán de cuenta que “El venezolano no cree en el sistema electoral pero tampoco quiere guerras ó invasiones” lo que obliga a los políticos ante esta coyuntura, el hacerse de una estrategia real más allá de la decisión de no participar en el proceso electoral, esperando una mayor deslegitimación.

Muchos coincidimos en que la oposición no tiene una estrategia clara de cara al 6 de diciembre, decirle a la gente ‘No votes o viene una rebelión de las cédulas’ no es una ruta clara proponen sus deseos y dictan mensajes, sin decir cómo lograrlos, o cuales son los pasos.

El no tener clara la táctica tampoco ayuda, si nombran un rector lo critican al este renunciar también, es solo un ejemplo de esta gente que anda como bachacos sin antenas. Entre los mensajes en área electoral hablan de conseguir competitividad pero critican intenciones de lograr mayor representación proporcional, cuando muchos quieren un sistema más Justo y Equilibrado si obtienes el 10% de los votos deberías tener una representación en curules similar.

“No es Justo un sistema donde con poco más de la mitad te haces del 66% de los curules” con reglas claras y transparentes; con una oposición unida y un plan podrían revertir el peor de los escenarios.

La abstención convocada o infundida no es una política, con o sin la oposición se desarrollarán las elecciones y podría pasar lo del 2005 o el 2018 donde el gobierno en su peor momento político, logra convertir una minoría social en una mayoría electoral. “Quienes decidan llamar y participar, deben dar una pelea por mejores condiciones electorales, que existan ciertas garantías”.

Y a quienes decidan abstenerse, también se les debe pedir coherencia en el actuar, pues podrían generar mayor frustraciones y desmovilización del sector opositor que solo se ha cargado de desesperanza; pues los de éste sector dejan correr mensajes de escenarios irreales, que van desde amenazas o relojes de conteo en las redes sociales único tablero de operaciones donde parece este sector avanzar.

Ambos sectores deben partir por reconocer que el chavismo existe y que es imposible cualquier otra operación que no los considere, la polarización es una realidad y es alimentada por los polos más radicales de cada bando, pues solo así justificarían su existencia ante los otros; pero el resto debemos estar pendiente porque aún minimizados operan un juego propio que podría ser peligroso para todos “en un país que si desconfía en los votos ha dejado claro que no quiere las balas”.

Aníbal Sánchez.- Se abre de nuevo el debate sobre participar a raíz de declaraciones ambiguas de que no hacer el 6D y salen otras  encuestas sobre niveles de participación, en distintos escenarios, lo que es utilizado e interpretado a conveniencia.

Hasta donde nos podrán llevar los proyectos personalistas, la política de polarización y el mensaje de la violencia. Que solo ha servido para dividirnos como sociedad y alejarnos de una ruta concertada y pacífica para superar la crisis.

Lea también: #Sucesos | Presunto asesino de su expareja se dio a la fuga

Al entrar a hablar de niveles de participación en un proceso electoral, es común sea a partir de cálculos de Abstención, los cuales como toda estimación está supeditado a variables sociales y actuaciones políticas.  No tienen ningún objeto entablar un debate político con alguien que parte de la premisa los que dejan de votar, son los míos!.

Técnicamente es difícil manejar porcentajes de abstención, cuando un número alto de los inscritos en el Registro Electoral, están entre los que salieron del país y no podrían de ninguna manera votar “cerca de un 10%” aunque la diáspora esté sobre el 5.5 millones de venezolanos, los que están en edad de votar según datos estadísticos sería 3.4 millones, pero al momento de salir solo 2.2 estaban en RE.

Incluso  al momento de buscar motivar la participación, algunos actores usan el cliché de que tradicionalmente en las elecciones legislativas solas, los ciudadanos no participan, esto no los ayuda, porque en el radar está el 74% de asistencia en parlamentarias del 2015. Debemos es partir, por reconocer e identificar qué ha sucedido a nivel Social, Político y Económico.

Polarización en Venezuela: ¿un golpe blando? | FINESTRA D'OPORTUNITAT

Si queremos aumentar los niveles de participación ciudadana en cualquier movilización social o electoral, hay que romper con la polarización, salir de agendas radicales y subir el volumen a la Política responsable, dejar de escuchar menos a los transmisores y empezar a reconocer errores sin caer en la confrontación. 

Tan cierto es que de ir a una elección sería en escenario de semi competitividad, como que táctica de buscar deslegitimación no resulta; “hasta ahora lo que ha servido para lograr apoyos es la visibilización de la crisis” 

Estos escenarios son manejables cuando se tiene clara la estrategia, o es que en el 2015 el sistema era 100% competitivo “que se hizo en él entonces a nivel de planificación política electoral” En esa oportunidad el tener una Misión Compartida se llegó al primer objetivo con sólo buena táctica, y el no compartir la Visión, impidió alcanzar el fin a partir del 2016.

Reconozcamos; para superar la crisis general que afecta la población es necesario ganar Gobernabilidad y esto no es solo con cambio a nivel ejecutivo hay que reinstitucionalizar el Estado, estamos a puerta que se repita  el escenario del 2005, con participación de un 25% del electorado el MVR logró 114 curules, a partir de esto se nombraron otros poderes, y se crearon los instrumentos que han permitido avanzar a ese proyecto revolucionario.

Registro-CNE

Registro-CNE

De ahí que también debemos instar a los que decidan participar como candidatos evaluar el Mercado Electoral que queda movilizable esos casi 9.4 millones de electores a partir de un nivel de participación cerca del 48%, lo que parece poco es un reto no solo para la oposición sino para el mismo electorado superar el 46% de Mayo del 2018.

El Mercado Electoral venezolano, debe ser evaluado y no es precisamente el que ustedes perciben en sus redes sociales, el de carne y hueso está disminuido, empobrecido, envejecido y ruralizado; esto debe manejarse al momento de las Campañas aún más en un escenario de Pandemia. El sector oficial lo sabe y actúa políticamente en este sentido.

No toda la táctica del gobierno en marco de una estrategia de hacer una minoría social en una mayoría política, es solo Descalificar, Inhibir, Desmovilizar y Dividir. Lo primero se había visto con las inhabilitaciones de actores y partidos, el inhibí la asistencia se busca con las malas actuaciones y el aprovecha el eco, la desmoviliza se logra con las medidas de control y persecución, a esto le suman la fragmentación con aparición de nuevos partidos.

A esto debemos enfrentarnos no sólo como actores políticos sino como ciudadano!

El consultor y analista político, Anibal Sánchez, aseguró que se hizo realidad lo preanunciado sobre la publicación de la sentencia 068 del Tribunal Supremo de Justicia a nivel, no solo de números de diputados y su forma de adjudicación, sino con la selección de los representantes de los pueblos indígenas, quedando aún por salir una providencia que exigirá la postulación en respeto al género.

Esto surgió a partir de la publicación del «Reglamento Especial que regirá la elección de los representantes indígenas a la Asamblea Nacional 2020» publicado por el Consejo Nacional Electoral (CNE). En que contradice los preceptos del voto, según la resolución de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y el tratado de los Derechos Humanos e, incluso, de la misma Constitución venezolana, en que “se contempla el ejercicio del sufragio de forma universal, directa, libre y secreta.

El sistema de elección diseñado por el CNE, correspondiente a la representación de los pueblos indígenas, será ‘bajo la modalidad nominal y mediante la elección por mayoría relativa de votos, expresados en asambleas populares conforme a sus usos, tradiciones y costumbres’, cita el instrumento.

Pero será una elección de tipo corporativa o de votos de iguales, de forma indirecta o de segundo y hasta tercer grado. Incluso sin respeto al voto secreto, como se pretendió con la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Este nuevo instrumento para elegir diputados y suplentes por representación indígena sería en tres circunscripciones electorales:

1. Occidente: conformada por los estados Zulia, Mérida y Trujillo.
2. Sur: conformada por Amazonas y Apure.
3. Oriente: conformada por Anzoátegui, Bolívar, Delta Amacuro, Monagas y Sucre.

Una normativa que, según el órgano rector, se ajusta a la sentencia 068 del Tribunal Supremo de Justicia, en que exhorta al CNE a establecerse un sistema de elección de los representantes indígenas en consonancia con los usos y costumbres ancestrales.

El reglamento contempla que los representantes indígenas a las asambleas y voceros serán elegidos, única y exclusivamente por los integrantes de las comunidades indígenas para asegurar una representación efectiva de sus aspiraciones. No es una elección de carácter universal.

El método de elección responde a un procedimiento especial, iniciándose con la conformación de asambleas comunitarias por cada población indígena para la elección de los voceros a las asambleas Generales. ‘Dejo de ser por votación directa’.

Estas asambleas generales de voceros tendrán a su cargo la elección como diputados a los candidatos correspondientes, votándose en cada tipo de asamblea -a mano alzada- tal como ha sido su uso y su costumbre. Lo cual dista mucho de ser libre y secreta.

El reglamento establece como requisitos para ser postulado que se pertenezcan a etnias originarias, que hablen su idioma y que cumpla con, al menos, haber ejercido un cargo de autoridad tradicional, exhibir una conocida trayectoria de lucha en favor de los intereses, así como haber ejecutado acciones a favor de los pueblos.

Este nuevo instrumento, según explican, es el resultado de la consulta con los actores representativos de los pueblos originarios y, a partir de la norma, se dictará un cronograma especial con los lapsos y fechas de las diversas etapas.