El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, manifestó que está dispuesto a dar un «carpetazo» a las negociaciones con la Unión Europea (UE) y que el bloque británico puede romper relaciones con la coalición sin un acuerdo.

El jefe de Gobierno británico aseguró, en declaraciones televisadas, que a menos que haya un «cambio fundamental» acerca de un posible acuerdo, habrá un ‘Brexit’ sin acuerdo.

Lea también: Migración Colombia: Frontera permanecerá cerrada hasta que estén dadas las condiciones

Añadió que su país optaría por una «solución australiana» con la UE, lo que implicaría terminar las negociaciones sin pacto y pasar a regirse con sus vecinos europeos en virtud de las normas generales de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Le puede interesar: Pedro P. Betancourt: Venezuela es política de Estado para EEUU

El plazo fijado por Johnson era para el 15 de octubre, con el comienzo de la cumbre europea en Bruselas, pero varios puntos sin acuerdo, como el acceso de la flota pesquera comunitaria a las aguas británicas, mantienen en punto muerto un posible acuerdo.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, informará el próximo lunes las nuevas medidas, -más estrictas- para frenar la cadena de contagios por covid-19 a través de un mecanismo de «semáforo» para evaluar los riesgos geográfico.

Así lo aseguró la BBC, que indicó que las zonas con más brotes se encuentran en el Norte y en el centro, incluido ciudades como Liverpool, Manchester y Nottingham.

Entre las medidas obligatorias está el cierre de los pubs, restaurantes, locales de ocio, hoteles, cafeterías con venta de alcohol, entre otros lugares.

La llegada de la pandemia de Covid-19 agarró por sorpresa a todo el mundo. Desde las naciones más poderosas hasta en los países menos favorecidos, la mascarilla, el lavado de manos y el distanciamiento físico, se convirtieron en los tres mandamientos sagrados para evitar el contagio del coronavirus.

Sin embargo, aún existen personas que cuestionan la existencia del virus, poniéndose en riesgo a ellos mismos, sus familiares, amigos y, en algunos casos, a poblaciones enteras.

Lea también: #Mundo | Presidente de Argentina envió mensaje de apoyo a Trump y esposa (+Comunicado)

Líderes de grandes países, como lo son Brasil, Gran Bretaña y Estados Unidos, minimizaron la importancia de la enfermedad durante sus inicios. Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, llegó a calificar a la Covid-19 como una «gripecita».

¿Por qué se utilizan estos países como ejemplo? Porque el mismo Bolsonaro, Boris Johnson, primer ministro de Gran Bretaña, y Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se contagiaron del mismo virus al que le restaron gravedad.

Lea también: #Mundo | Periodista rusa se prendió en llamas

Donald Trump

El presidente de Estados Unidos confirmó, la madrugada de este viernes, que dio positivo, junto a su esposa Melania Trump, a una prueba de Covid-19, entrando así a un proceso de «cuarentena y recuperación».

El mandatario, de 74 años, forma parte del grupo etario con mayor riesgo para enfrentar la enfermedad, que ha dejado un saldo de más de un millón de muertes en todo el mundo.


El gobernante fue contagiado por Hope Hicks, una de sus asistentes de mayor confianza. Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate de los candidatos a la presidencia realizado en la ciudad de Cleveland, Ohio, frente al candidato demócrata Joe Biden.

Trump utiliza poco la mascarilla en público, además de no mantener el distanciamiento físico con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Según datos oficiales, Estados Unidos acumula más de siete millones de contagios y suma más de 208.000 fallecidos por el coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

También le puede interesar: #Mundo | ¡Más sanciones contra Maduro!

Boris Johnson

El primer ministro británico, quien fue muy criticado por la estrategia que aplicó para enfrentar la pandemia, fue diagnosticado por coronavirus el pasado 27 de marzo.

Si bien durante los primeros días pareció que su condición no era grave, el 5 de abril fue trasladado «por precaución» a la unidad de cuidadados intensivos del hospital londinense de St Thomas.

Johnson necesitó tratamiento con oxígeno durante tres noches. Abandonó definitivamente el hospital el 12 de abril.

Una vez repuesto y cuando ya había retomado sus labores como primer ministro, Johnson reveló que el Gobierno llegó a diseñar un plan por si terminaba muriendo de Covid-19.

«Tenían una estrategia para lidiar con un escenario del tipo muerte de Stalin», contó el ‘premier’ en una entrevista a un tabloide británico.

«Me pusieron una máscara y me dieron litros y litros de oxígeno por mucho tiempo hasta que mi nariz recuperó el color», contó Johnson.

Jair Bolsonaro

Bolsonaro, uno de los mayores negacionistas de la enfermedad, que llegó a calificar el Covid de «fantasía» y «gripecita», dio positivo en coronavirus el pasado 7 de julio.

El mandatario aseguró que en Brasil, por «tener un clima tropical», el virus no se iba a propagar tan rápido. Hoy, Brasil es el tercer país del mundo con más casos de coronavirus registrados (cerca de los 4.9 millones).


Durante todo el tiempo en el que el líder brasileño estuvo contagiado, promovió ampliamente el uso de la cloroquina para tratar la enfermedad.

Sin embargo, el papel de la hidroxicloroquina ha sido muy polémico durante toda la pandemia. En un primer momento formó parte de las opciones terapeúticas para pacientes con coronavirus, pero se comprobó que no era efectiva y además conllevaba numerosos efectos secundarios.

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido, decretó, este martes, nuevas medidas restrictivas para frenar el avance de la Covid-19.

El gobernante también advirtió que su país está en un momento «peligroso» de la pandemia.

En una declaración en la Cámara de los Comunes, Johnson informó que será obligatorio el uso de mascarillas en bares, restaurantes y tiendas minoristas; mientras que se reforzarán las multas para quienes no cumplan con las medidas de seguridad.

Lea también: #Mundo | Duque aseguró que la pandemia «no se ha ido» de Colombia

Johnson, que pronunciará un discurso a la nación, la noche de este martes, resaltó el objetivo del Gobierno de mantener un «equilibrio» entre la necesidad de salvar vidas y reducir el impacto económico de las medidas, que se mantendrán, en principio, durante unos seis meses.

Las autoridades de Gran Bretaña impusieron este jueves medidas más estrictas para prevenir el nuevo coronavirus a los locales comerciales, sobre todo al noreste de Inglaterra, debido al aumento de casos en los últimos días.

Según el secretario de Salud, Matt Hancock, estas nuevas medidas restringirán la socialización de los residentes con personas externas, cerrarán los establecimientos de ocio y entretenimiento en altas horas de la madrugada, al igual que los bares y restaurantes.

Por otro lado, también llegó a prometer 3.500 millones de dólares para apoyar al sistema salud durante la temporada de invierno. “La lucha contra el coronavirus no ha acabado y mientras ponemos todos nuestros recursos para liberarnos de sus garras, con el invierno en el horizonte debemos prepararnos, reforzar nuestras defensas y unirnos nuevamente contra este enemigo común», dijo.

Esto ocurre luego que el Primer Ministro de ese país, Boris Johnson, asegurara que hay que ser duros contra el covid-19 para disfrutar de las festividades navideñas.

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, recomendó el uso de las mascarillas en las escuelas secundarias para prevenir el covid-19.

El Departamento de Educación consideró hasta este semana que el uso del tapabocas en los centros educativos eran innecesarios, debido al poco riesgo de contagio.

Lea también: Uso de tapabocas será obligatorio en Miami por la pandemia del covid-19

Sin embargo, la medida será aplicada en Escocia en niños mayores de 11 años, cuando inicié el nuevo año escolar en Inglaterra, el próximo 3 de septiembre.

«Nuestra prioridad es que los niños puedan volver a la escuela de una manera segura», declaró el secretario de Educación Gavin Williamson.

El primer ministro británico, Boris Johnson, indicó que solo recurrirá al reconfinamiento contra la COVID-19 como última opción, y comparó la solución como una medida de «disuasión nuclear» en una entrevista publicada el domingo por el Daily Telegraph.

Johnson, que espera que todo vuelva a la normalidad «hacia Navidad» pese a los temores a una segunda ola del nuevo coronavirus, apuntó que la gestión gubernamental de la crisis sanitaria, que dio lugar a numerosas críticas, había mejorado.

Reino Unido es uno de los países más afectados por la pandemia y ha registrado en su territorio 45.000 fallecidos, el número de decesos más alto en un país de Europa.

Lea también: ¿Más rápida? Proponen nueva prueba para detectar covid-19

La economía se ha visto especialmente afectada y el primer ministro, que empezó a levantar el confinamiento de forma gradual, espera poder evitar volver a implantar la medida a escala nacional.

«No puedo abandonar esa herramienta como no puedo abandonar la disuasión nuclear», declaró al Daily Telegraph en una entrevista realizada al término de su primer año en Downing Street.

«Pero eso es como la disuasión nuclear, por supuesto que no quiero utilizarlo. Y no creo que vayamos a vernos de nuevo en una posición así», afirmó.

Boris Johnson presentó plan

Boris Johnson presentó el viernes las próximas etapas de su plan para sacar gradualmente a Inglaterra del confinamiento instaurado el 23 de marzo para combatir la propagación del nuevo coronavirus.

Le puede interesar: Victoria y líder de la Formula 1: Hamilton ganó el GP de Hungria

Mientras que los pubs y los restaurantes reabrieron a principios de julio, el dirigente conservador animó a los ingleses a volver a utilizar el transporte público a partir del viernes y a regresar a su lugar de trabajo a partir del 1 de agosto, aunque dejó en manos de los empresarios la tarea de decidir si los trabajadores deben seguir teletrabajando o volver a la oficina.

En cambio, el jefe de los servicios sanitarios ingleses, Chris Whitty, se mostró mucho más prudente y el viernes advirtió ante una comisión parlamentaria que las medidas de distancia de seguridad deberían seguir en vigor «durante un largo periodo».

Asimismo, el consejero científico del gobierno, Patrick Vallance, también se expresó en la misma línea y juzgó «elevado» el riesgo de una segunda ola de contagios. AFP.

El primer ministro británico, Boris Johnson, acusó este viernes a grupos “extremistas” de haber “secuestrado” las recientes protestas antirracistas que se llevaron a cabo en Reino Unido y pidió no “censurar el pasado”, debido a los recientes derrumbes o degradaciones que sufrieron las estatuas de la época colonial.

Lea también: #Mundo | Advierten que cuarentena de 14 días afectará el turismo en Reino Unido

«Es evidente que las protestas han sido desgraciadamente secuestradas por extremistas cuyo objetivo es la violencia (…) No podemos ahora tratar de editar o censurar nuestro pasado. No podemos pretender tener una historia diferente», afirmó, al tiempo que denunciaba unos «intolerables y aborrecibles ataques a la policía”, expresó Johnson.

Por su parte, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, mostró su preocupación por la violencia que podría ocurrir en las manifestaciones previstas para este fin de semana.

El temor por los actos vandálicos obligó a las autoridades a reforzar la seguridad en monumentos importantes, como la estatua del exprimer ministro británico, Winston Churchill.

Funcionarios policiales de Londres informaron sobre la detención de 13 personas durante las protestas generadas este miércoles por la noche en rechazo al asesinato de George Floyd en Estados Unidos.

Le puede interesar: #Deporte | Defensa del PSV fue apartado por asistir a protestas contra la violencia racial

Ciudadanos se congregaron en las adyacencias del Parlamento en el que se produjeron momentos de tensión entre los policías y los protestantes.

De igual menera, se dio a conocer que dos manifestantes forcejearon con funcionarios de seguridad en Downing Street, lugar donde se encuentra ubicada la residencia del primer ministro británico, Boris Johnson.

El primer ministro británico, Boris Johnson, desestimó el miércoles las “comparaciones internacionales”, después de que el Reino Unido superara a Italia en número muertos por coronavirus, y confirmó que presentará esta semana su plan para un desconfinamiento muy progresivo.

El martes los británicos superaron a los italianos con 29.427 fallecidos por covid-19 según el ministerio de Sanidad, una cifra que, sin embargo, se dispara a más de 32.000 según un conteo diferente de las agencias de estadística británicas.

Le puede interesar: España ha registrado casi 26 mil muertes por coronavirus

“Es el número más alto de Europa, es el segundo más alto del mundo. Esto no es ningún éxito, así que ¿puede el primer ministro decirnos cómo diablos hemos llegado hasta aquí?”, expresó el nuevo líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, elegido en abril y que esperaba desde entonces este primer careo.

Johnson, que estuvo hospitalizado incluido tres días en cuidados intensivos por el covid-19, hacía su primera comparecencia frente a la Cámara de los Comunes después que la de la semana pasada se viera cancelada porque el primer ministro y su prometida tuvieron un bebé.

En su defensa, el líder conservador hizo hincapié en que cada país tiene su forma de contar y los datos no son comparables.

“No creo que las comparaciones internacionales y los datos disponibles ahora nos permitan sacar conclusiones”, afirmó.

Con información de AFP

Boris Johnson

Foto: Sky News