La actriz y cantante, Selena Gómez, aseguró que el confinamiento por covid-19 le llegó a afectar de manera emocional cuando empezó la cuarentena. A través de sus redes sociales, aseguró que llegó a desarrollar una leve depresión y que por eso es necesario normalizar las enfermedades de salud mental.

«Al principio no pude manejarlo bien. Caí en una especie de principio de depresión. Luego empecé a ir a un sitio donde escribía y me mostraba activa, y creo que eso me hizo forzarme a pasar por ello. Y de nuevo me sentí capaz de pasar tiempo con esa gente, esa gente de calidad, mucho más del que había pasado nunca y también pasé tiempo con mi familia”, dijo.

Las redes sociales, a su juicio, suelen tener un nivel de importancia en su vida y aseguró que a veces lo que llegaba a expresar no era del todo auténtico, aunque actualmente usa sus perfiles para promocionar sus productos de maquillaje, colaboraciones, nuevos sencillos y películas.

La crisis por la pandemia del coronavirus (Covid-19) ha generado un fuerte impacto en la economía mundial, especialmente en el ámbito deportivo, pues la cuarentena aplicada por los Gobiernos evitó que se continuaran permitiendo las concentraciones de un gran número de personas para prevenir la propagación de la enfermedad en escalas abismales,aunque no lograron prever los grandes índices de depresión que ocurrieron por este hecho.

Lea también: LPB elegirá nueva Junta Directiva

El parón deportivo no solo afectó a la economía de los equipos y personas ligadas a este mundo, sino aún más importante, generó una afección en los atletas inclusive más peligrosa que el propio coronavirus y se trata de la depresión en los deportistas, los cuales por más de 4 meses se vieron obligados a dejar sus entrenamientos y cotidianidad para permanecer en sus hogares por temas de seguridad.

Estos síntomas de depresión y ansiedad se han visto reflejados en casi todas la población mundial y confirmada por un estudio oficial difundido por la Oficina del Censo de los Estados Unidos y publicado por The Washington Post, en el que se destaca que un tercio de los estadounidenses muestran signos de ansiedad o depresión clínica.

Los síntomas se intensifica en los atletas al no poder cumplir con sus actividades diarias, lo cual, al regresar a las competencias afectaría su estado físico y en algunas ocasiones podría generar lesiones de gravedad y aumentan ante el hecho de poder ser infectados por la Covid-19, así lo detalló especialista en psicología deportiva, Teodosio Mejía para el Diario Más.

“Los deportistas a nivel mundial están en aislamiento, entrenan, pero su vida es competir, les puede afectar mucho el impacto mental ya que no compiten y eso es su lubricante de vida, no hacerlo le produce la frustración de no poder hacer lo que más disfruta (…) La inactividad les puede producir ansiedad, depresión, además impacta en lo financiero, crisis de salud y económica a todos en general y los deportistas no son la excepción”, explicó Mejía.

Uno de los atletas que más ha hablado sobre este tema es el multimedallista olímpico estadounidense, Michael Phleps, el cual aseguró que la pandemia del coronavirus lo puso en una “situación atemorizante” en términos de salud mental. A pesar de que este nadador se retiró en los Juegos Olímpicos de 2016 como el hombre con más medallas doradas en la historia, sostuvo que estar alejado de las piscinas le provocó una profunda depresión, llegando al punto de pensar en suicidarse.

“Ha sido uno de esos meses. Sin parar, mi humor saltando para arriba y para abajo, y para todos lados, la pandemia ha sido uno de los momentos más aterradores por los que he pasado (…) Estoy agradecido de que mi familia y yo estemos seguros y sanos. Estoy agradecido porque no tenemos que preocuparnos por pagar las cuentas o poner la comida sobre la mesa, como muchas otras personas ahora mismo. Pero aun así, estoy luchando”, expresó durante una entrevista para CNN.

Quién es Michael Phelps?

Uno de cada 10 futbolistas presenta depresión

Uno de los deportes más afectados por la depresión ante la pandemia del Covid-19 fue el fútbol, pues fue el que más casos de atletas infectados registró hasta la fecha y generó una paralización obligatoria en todos los ámbitos, llegando al punto de que casi todos los equipos disminuyeran los salarios de los deportistas para combatir la crisis económica que padecían.

Según una investigación que reveló la AFP del sindicato mundial de jugadores (Fifpro), en el que participaron 1600 futbolistas, «el 22% de las jugadoras y el 13% de los jugadores tuvieron síntomas compatibles con el diagnóstico de depresión» lo que equivale a uno de cada 10 jugadores que participan en el deporte “rey”.

«Sin pasión, un deportista nunca llega muy lejos», expresó el cinco veces ganador del Balón de Oro, Cristiano Ronaldo a la agencia de prensa portuguesa.

Coronavirus: uno de cada diez jugadores dice estar deprimido - AS.com

Venezolanos envueltos en depresión

El Covid-19 no solo causó estragos en el Europa y Estados Unidos, sino también en Venezuela y el resto de América Latina, pues significó la cancelación de los Juegos Olímpicos Tokio 2020 para el 2021, lo que representó un fuerte golpe para todos los atletas de alto rendimiento que cumplían el ciclo olímpico.

Antonio Díaz, ganador de ocho medallas seguidas en el campeonato mundial de Karate ha sido hasta la fecha uno de los más afectados, pues deberá esperar un año más para conseguir su sueño de participar en unos JJOO.

«Cuando los juegos se posponen me dio un poco de alivio, lo veo como una oportunidad de concentrarse en nuestra salud, en estar bien, en salir de esta situación… y aprovechar que es un poco más de tiempo… si lo sé aprovechar me permitiría llegar en unas mejores condiciones para los juegos», expresó Díaz durante una entrevista para La Voz de América.

Expertos como el psicólogo Teodosio Mejía aseguran que entrenadores y equipos deben enfocarse en tratar el estado anímico y emocional de cada uno de los atletas como medida para combatir la depresión, enviándolos a personas especializadas en estos temas y haciéndoles cumplir actividades que mantengan sus pensamientos en constante movimiento, evitando que piensen en las consecuencias de la pandemia.

Se espera que los índices de depresión y ansiedad disminuyan ante la reactivación de diversa ligas de fútbol y otras competencias deportivas, aunque con las medidas necesarias de seguridad para evitar un nuevo brote de contagios por la pandemia.

Antonio Díaz cumplió su sueño y estará en Tokio 2020 | Líder en ...

El deportista olímpico, Michael Phelps, emitió un comunicado en el que detalló como le ha afectado emocionalmente la crisis del covid-19. En la misiva confesó que en estos momentos de confinamiento muchos se encuentran luchando contra sus «demonios mentales».

Le puede interesar: (+Tuit) Yangel Herrera se incorporó a los entrenamientos del Granada

«Quiero que la gente sepa que no están solos. Muchos de nosotros estamos luchando contra nuestros demonios mentales ahora más que nunca. Las personas que conviven con problemas de salud mental ya lo saben: nunca desaparecen», aseguró el exnadador estadounidense.

A continuación la carta completa:

«¿Cómo estás? Nos hacen esta pregunta todos los días. Pero, ¿con qué frecuencia simplemente decimos «bien» y seguimos adelante? ¿Con qué frecuencia admitimos la verdad, tanto a nosotros mismos como a los demás? ¿Quieres saber mi verdad? ¿Cómo lo estoy haciendo? ¿Cómo gestiono la cuarentena y la pandemia global? Dicho de esta manera: todavía estoy respirando.

Con la pandemia, mi estado de ánimo salta arriba y abajo, de la manera más aterradora que he pasado. Estoy agradecido de que mi familia y yo estemos bien. Estoy agradecido de que no tengamos que preocuparnos de pagar facturas o poner comida en la mesa, como tantas otras personas en este momento. Pero aun así, estoy luchando.

Quiero que la gente sepa que no están solos. Muchos de nosotros estamos luchando contra nuestros demonios mentales ahora más que nunca. Las personas que conviven con problemas de salud mental ya lo saben: nunca desaparecen. Tienes días buenos y malos. Pero nunca hay una línea de meta. Alguien que no entiende con qué lidian las personas con ansiedad o depresión o trastorno de estrés postraumático no tiene ni idea… Aquí está la realidad: nunca me curaré. Esto nunca desaparecerá. He tenido que aceptarlo, aprender a lidiar con ello. Y sí, es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

La pandemia ha sido un desafío que nunca me habría imaginado. Toda la incertidumbre… estar encerrado en una casa… y las preguntas… muchas preguntas: ¿Cuándo se va a acabar? ¿Cómo será la vida cuando esto termine? ¿Estoy haciendo todo lo posible para estar seguro? ¿Está segura mi familia? Me vuelve loco. Estoy acostumbrado a viajar, competir, conocer gente. Esto es solo locura. Mis emociones están a flor de piel. Siempre estoy al límite. Siempre estoy a la defensiva. Me descontrolo tan fácilmente

Hay momentos en los que me siento absolutamente inútil, donde me apago por completo, pero tengo esta ira burbujeante que está por las nubes. Si soy honesto, más de una vez grité en voz alta: «¡Ojalá no fuera yo!» A veces hay una sensación abrumadora de que no puedo soportarlo más. Ya no quiero ser yo. Es casi como esa escena en The Last Dance, donde Michael Jordan está en el sofá, fumando un cigarro y dice: ‘Hecho. Descanso’. No puede soportarlo más. Ojalá pudiera ser ‘Johnny Johnson’, una persona desconocida, al azar.

La otra noche, exploté con Nicole, mi esposa. No estuvo bien. Pero, al mismo tiempo, pude dejar salir todas esas emociones acumuladas. A veces necesitas eso. Fue dificil. Pero hoy me siento mucho mejor. A veces eso es solo parte del proceso.

¿Cómo luchas contra esto? ¿Cómo lo manejas? Yo tengo que ir al gimnasio todos los días durante al menos 90 minutos. Es lo primero que hago. Me despierto entre las 5:15 y las 7, sin alarma, solo cuando me doy la vuelta. Si son las 7, doy de comer a los niños y los organizo, pero si es antes, me escapo al gimnasio. Y hay días que no quiero ir. Pero me obligo a hacerlo. Sé que es tanto por mi salud mental como por mi salud física.

Si pierdo un día, es un desastre. Entonces, me meto en un dinámica negativa de pensamiento. Y cuando eso sucede, soy el único que puede pararla. Y generalmente no se para de forma fácil. Solo la arrastro. Cuando eso sucede día tras día, puedes llegar a una situación aterradora bastante rápido. Y esto ha sucedido muchas veces durante la cuarentena«, describe.

«Cuando nadaba, la piscina era mi vía de escape. Tomaba toda esa ira y la usaba como motivación. Pero ahora ese escape se ha ido. En esos momentos aprendí que es importante intentar dar un paso atrás. Respirar profundamente. Volver al punto de partida y preguntarse: ¿De dónde vienen estas emociones? ¿Por qué estás tan enfadado? Es algo que aprendí en el tratamiento y que trato de enseñarles a mis tres hijos. Pero cuando estás de ese humor, no siempre quieres hacer lo que es ‘correcto’ o lo que sabes que debes hacer.

«No hay nada de qué esconderse. Nada que temer. La lucha es solo contra ti mismo. Piensa en ello la próxima vez que alguien te haga esa simple pregunta: ¿Cómo estás?».

 

Michael Phelps

Michael Phelps.

“Ella trató de hacer su trabajo y la mató”, fue una de las expresiones que emitió Philip Breen, al referirse a la muerte de su hija Lorna Breen, quien hasta el pasado domingo fue la jefa de urgencias del Hospital Presbiteriano en Inwood, Manhattan, en Nueva York.

Lea también: EEUU es el primer país en superar más del millón de contagiados por Covid-19

La mujer de 49 años de edad se suicidó debido un estado de depresión, angustiada por tanto sufrimiento que conlleva estar en la primera línea de atención a enfermos por el Covid-19, según versiones presentadas en medios locales.

Lorna Breen, quien no presentada antecedentes de problemas mentales, se quitó la vida en Charlottesville, Virginia. Su padre, el doctor Philip, recuerda que la última vez que habló con ella estaba bastante afectada, comentandole lo duro que era ver morir a tantas personas en un mismo lugar.

Texto: Luis Gabriel Patiño

El cantante colombiano, J Balvin, ofreció una entrevista a la revista GQ, en medio de su promoción del álbum Colores en la que reveló su proceso de vivir con depresión y ansiedad durante gran parte de su vida.

Le puede interesar: Elenco de High School Musical se reunirá en show especial de cuarentena

«Sufría de ansiedad y depresión, y cada día era un particular infierno. Fueron más de 60 días de sentir que me hundía en este capítulo emocional. Y no quedó más que aceptarlo: era una tremenda depresión y necesitaba ayuda», expresó el artista quien aseguró no dudar en buscar ayuda profesional para superar esa etapa.

Asimismo, expresó que su música fue quien le permitió reencontrarse y poder surgir.

«Todo lo que quería era responder: ‘¿quién soy yo?’ Quería conectarme de nuevo con mi ser y reinventarme, y este es el resultado», dijo, haciendo referencia a su reciente álbum, Colores.

J Balvin estrenó su álbum Colores | Foto: Cortesía

J Balvin | Foto: Cortesía

El Fondo Monetario Internacional (FMI), alerta que la pandemia del Covid-19 podría provocar «la peor caída económica desde la Gran Depresión» de 1929, de acuerdo con Kristalina Georgieva, directora gerente del ente.

Lea también: Ejército estadounidense construye cinco hospitales de emergencia en Florida

Georgieva también destacó que países pobres y emergentes de Latinoamérica, Asia y África «corren un gran riesgo (…) El mundo está confrontando una crisis sin igual».

La jefa del FMI aseguró que de sus 189 países miembros, al menos 170 presentarán una contracción de su ingreso per cápita este 2020.

Luisa Vásquez, psicóloga y sexóloga del estado Apure destacó este Día Mundial contra la lucha de la depresión destacó que los índices depresivos de los venezolanos aumentaron durante el último año en gran manera, debido a la crisis económica que vive el país. Al tiempo sostuvo que estos altos niveles depresivos incrementaron el número de suicidios en el último trimestre del 2019 y principios del 2020.

Lea también: Bote de aguas servidas afecta a ciudadanos

Apure - Crisis económica aumentó la depresión de los venezolanos - VPItv

El cantante colombiano, José Álvaro Osorio Balvín, mejor conocido como J Balvin, aseguró sentirse en el cielo después de dos meses de sufrir de depresión y ansiedad.

La declaración la hizo en su cuenta de Twitter, en que recomendó a sus seguidores buscar ayudar profesional en caso de sufrir de estos trastornos.

Este lunes lo familiares del músico peruano Carlos Fernández Prada confirmaron su muerte.

Fernández se quitó la vida a consecuencia de la depresión generada por la pérdida de su esposa y la precaria situación en la que vivía en Venezuela.

«Carlos no se comunicaba con nosotros desde hace varios días, estaba muy deprimido, no dormía y decía que veía a la gente buscando comida en la basura. Él no quería llegar a esos extremos», cuenta a El Comercio su prima Consuelo Fernández Prada, quien desde Lima juntaba ayuda para que él pudiera regresar al Perú.

Hace algunos días, Sai, la hija mayor del músico, había manifestado en Facebook que estaba muy afligida por la situación de su padre y su hermana. «No tengo dinero para sacarlos (…) No tienen dinero ni para pagar el alquiler (…) No quiero perderlos, están muy enfermos. Les pido sus oraciones».

La Sociedad Venezolana de Psiquiatría (SVP) emitió un comunicado en el que alertan sobre el aumento de los trastornos mentales causados por la escasez de alimentos, psicofármacos y los conflictos sociales que atraviesa el país en la actualidad.

Los especialistas aseguraron que «la salud mental del venezolano se ha visto seriamente deteriorada», debido a la exposición continua a sucesos adversos, como estrés, políticas nacionales inadecuadas, ausencia de protección social, declive del nivel de vida, y mínimas condiciones laborales o de apoyos sociales.

En el comunicado los psiquiatras enumeraron algunos de los problemas cuya prevalencia se incrementa en la actualidad: «trastornos afectivos como depresión mayor y trastorno bipolar; trastornos de ansiedad, riesgo de suicidio, abuso de alcohol y de otras sustancias psicoactivas, y, de forma directa por la grave crisis que atraviesa la sociedad venezolana, el trastorno por estrés agudo, el trastorno por estrés postraumático y diversas variantes de traumas psicológicos».

Otro factor desencadenante es la escasez de medicamentos especializados para el tratamientos de estas alteraciones mentales, el deterioro de la red hospitalaria y de salud pública, y la insuficiencia de políticas para la atención de la salud mental.

Lee aquí el comunicado oficial:

Caracas, 05 de mayo de 2017

PRONUNCIAMIENTO DE LA SOCIEDAD VENEZOLANA DE PSIQUIATRÍA ANTE LOS GRAVES SUCESOS DE ABRIL-MAYO 2017

La Sociedad Venezolana de Psiquiatría (SVP), en fiel cumplimiento de sus Estatutos, y en permanente vigilancia de la Salud Mental de nuestra comunidad, considera un acto de responsabilidad ética PRONUNCIARSE frente a los graves acontecimientos políticos que sacuden en este momento a la sociedad venezolana. En ese sentido, se dirige al país y expresa lo siguiente:

Nuestra Carta Magna consagra el pleno derecho a la manifestación pública de los pensamientos, ideas y opiniones (art. 57, Constitución de la República Bolivariana de Venezuela), así como el derecho a la reunión pública y privada (art. 53) y el respeto a la integridad física, psíquica y moral de los ciudadanos y sus familias (art. 46). Por tanto, la SVP RECHAZA rotundamente cualquier atentado a estos derechos fundamentales, amenazados por la fuerte represión ejercida por los cuerpos de seguridad del Estado contra la población civil en los espacios públicos de nuestras ciudades.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su Plan de Acción en Salud Mental (2013-2020), “la exposición a sucesos vitales adversos o condiciones extremas de estrés, como desastres naturales, conflictos aislados, reiterados o continuos y disturbios (…), puede tener graves consecuencias para la salud general y mental”. Es el caso de nuestro conglomerado social en estos momentos de colapso de infraestructura y de servicios públicos, carestía de alimentos y de medicamentos esenciales, inseguridad ciudadana y alta tensión en calles y avenidas por la represión de las manifestaciones de malestar de la ciudadanía.

También plantea la OMS que “los determinantes de la salud mental y de los trastornos mentales incluyen no solo características individuales tales como la capacidad para gestionar nuestros pensamientos, emociones, comportamientos e interacciones con los demás, sino también factores sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales tales como las políticas nacionales, la protección social, el nivel de vida, las condiciones laborales o los apoyos sociales…”. Es así que la Salud Mental del venezolano se ha visto seriamente deteriorada por el declive de los elementos señalados, hecho que SEÑALAMOS públicamente.
La SVP ALERTA a la población por las crecientes incidencia y prevalencia de trastornos psiquiátricos diversos, entre los cuales destacan los trastornos afectivos (depresión mayor y trastorno bipolar), trastornos de ansiedad, riesgo de suicidio, abuso de alcohol y de otras sustancias psicoactivas, y, de forma directa por la grave crisis que atraviesa la sociedad venezolana, el trastorno por estrés agudo, el trastorno por estrés postraumático y diversas variantes de traumas psicológicos. Es evidente que la ausencia de políticas bien definidas de Salud Mental ha tenido un impacto muy negativo en este aspecto, así como los deficientes recursos que se destinan por parte del gobierno a la atención de los pacientes psiquiátricos.

Así mismo, la SVP es PORTAVOZ del malestar generalizado por el creciente desabastecimiento de psicofármacos esenciales, necesarios para la atención apropiada de las patologías psiquiátricas más frecuentes, así como por el DETERIORO de los centros psiquiátricos de larga estancia y de la red de ambulatorios en salud mental en nuestro país.

La SVP OFRECE su apoyo desde el punto de vista institucional a las entidades que así lo soliciten, así como sus Miembros Titulares garantizan lo propio en sus distintos ámbitos de trabajo, en los sectores público y privado.

La SVP DEFIENDE el ejercicio del pensamiento crítico en Psiquiatría (con el debido respeto a las posiciones individuales de sus Miembros Titulares) y no permanecerá en silencio frente al uso arbitrario del poder por parte de cualquier instancia oficial.

Finalmente, CUENTE el Estado venezolano con esta Sociedad Científica, siempre que actúe en pro del bienestar de la Salud Mental de la ciudadanía, pero cuente también con nuestra más férrea oposición cada vez que se aleje de estos postulados fundamentales.

Dr.Wadalberto Rodríguez Presidente

Dra.Adele Mobile