Este lunes en un acto de campaña que se realizó en el Poliedro de Caracas, el candidato a la reelección Nicolás Maduro anunció que luego de los comicios del próximo 20 de mayo, será convocado «un gran diálogo nacional» con sede en República Dominicana.

Maduro aseguró que sostiene conversaciones con el presidente de República Dominicana, Danilo Medina, para que se realice la nueva jornada de «dialogo por la paz» en ese país «una vez que el pueblo de Venezuela me elija presidente de las históricas elecciones».

Por otra parte, el mandatario se refirió al candidato presidencial Henri Falcón, a quien comparó con el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, y señaló que tendría «una victoria aplastante» sobre él.

 

 

La delegación opositora que negocia con el gobierno nacional en República Dominicana se negó el martes a firmar un acuerdo que ya fue suscrito por el representante del Ejecutivo, Jorge Rodríguez, quien ante este escollo acusó a su contraparte de «recibir presiones».

«Quiero ser claro el día de hoy y decir que vamos a trabajar mañana en el documento que hemos recibido para incluir las observaciones que consideramos justas para el pueblo venezolano, nunca vamos a firmar nada que signifique menos derechos, no firmaremos nada que signifique claudicar los valores democráticas de los venezolanos», dijo Borges ante los periodistas.

Al ser cuestionado por las acusaciones de Rodríguez, negó rotundamente que la oposición haya recibido presiones ni órdenes de gobiernos extranjeros, y argumentó que su negativa a estampar la rubrica se debe a que el documento final «no está a la altura del pueblo venezolano».

Condenó que para hacer cumplir la ley y la Constitución «se haya debido recurrir a un proceso de diálogo con el gobierno», y reiteró que la prórroga solicitada y aprobada para la mañana de este miércoles la utilizarán para intentar «garantizar que los venezolanos puedan ejercer los derechos que les corresponden», en referencia a la realización de unas «elecciones presidenciales de verdad, no un fraude, donde cada quien pueda votar como quiera y de la manera que quiera».

Borges ofreció estas declaraciones ya pasada la medianoche, minutos después de que la delegación oficialista encabezada por Rodríguez tildara de «acto bochornoso» el que Borges presuntamente recibiera una llamada telefónica desde Bogotá, en medio de las conversaciones, para que no suscribiese el acuerdo.

Tras la crítica, Rodríguez firmó de una vez el documento ante los medios de comunicación, acto que repitió inmediatamente su hermana, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez.

«Compás de espera»

Como un «compás de espera» calificó el presidente dominicano, Danilo Medina, la prórroga solicitada para anexar observaciones al texto, algo que, especificó, «hará especialmente la oposición, que ha pedido tiempo» hasta este miércoles.

«Este miércoles discutiremos las recomendaciones que se le puedan hacer al documento», concluyó.

El presidente Nicolás Maduro declaró el domingo estar listo para firmar el acuerdo con la oposición venezolana, que se mantiene con total hermetismo y sin confirmar ni negar si asistirá o no este lunes 5 de febrero a República Dominicana, cuya Cancillería tampoco ha ofrecido informaciones al respecto.

«La delegación de Venezuela (oficialismo) está lista para viajar a República Dominicana a firmar el acuerdo definitivo por la paz y la convivencia», dijo Maduro el domingo, en el marco de un acto en conmemoración al fallido golpe de Estado de 1992, comandado por el fallecido expresidente Hugo Chávez.

Tras agradecer al expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, quien se encontraba el domingo en Caracas, y al Jefe de Estado dominicano Danilo Medina, el primer mandatario venezolano advirtió que si la oposición se niega a ir a Santo Domingo, es «por las presiones del imperialismo».

El partido político Voluntad Popular, en el que milita el presidente de la Comisión Exterior de la Asamblea Nacional (AN) que ha participado en la negociación, Luis Florido, emitió un comunicado el sábado en el que ratificaba su negativa a asistir al diálogo «por la intransigencia del régimen de Nicolás Maduro y sus permanentes incumplimientos».

Ese mismo sábado, el diputado Julio Borges, miembro de la delegación opositora que negocia con el gobierno, dejó a la expectativa si asistiría o no al diálogo, una vez el Consejo Nacional Electoral (CNE) impidiera la validación de su partido político, Primero Justicia (PJ), y por ende lo ilegalizara de cara a las elecciones presidenciales pautadas por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para el primer cuatrimestre del año.

Un día antes, el también parlamentario Simón Calzadilla develó que esperaban revisar «contraofertas» sobre los puntos no resueltos en las conversaciones. «Solo firmaremos un acuerdo que represente en cada una de sus partes una auténtica salida a la profunda crisis política, social, económica, humanitaria que padece el pueblo venezolano», sostuvo.

Resta saber si este lunes, finalmente, la oposición irá contra todo pronóstico a pactar con el gobierno nacional, que el pasado miércoles, a través del ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró que existía un «preacuerdo» entre ambas partes.

El partido político Voluntad Popular ratificó este sábado que el próximo lunes no enviarán representantes a la firma del presunto acuerdo con el gobierno nacional en República Dominicana, y reiteró que considera «necesaria» la unidad de todos los sectores de oposición para luchar «contra la dictadura».

A continuación, el comunicado de la tolda naranja:

Voluntad Popular ratifica lo expresado el pasado 27 de enero por nuestro dirigente nacional y presidente de la Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración, diputado Luis Florido: no asistimos al proceso de negociación que se adelanta con el régimen en República Dominicana, iniciativa que se estancó producto de la intransigencia del régimen de Nicolás Maduro y sus permanentes incumplimientos, lo cual se evidencia en:

1. Negativa de atender la emergencia humanitaria que cada día oprime indolentemente a nuestro pueblo, donde la hiperinflación generada por el régimen deprime el salario mínimo a menos de 1 dólar, a la par de seguir propiciando la escasez de alimentos y medicinas, avanzando así en su esquema de control social dictatorial.

2. La convocatoria anticipada y fraudulenta, vía Asamblea Nacional Constituyente, de elecciones presidenciales sin garantías electorales, epicentro de la negociación en Dominicana.

3. Profundización de la inhabilitación, vía decretos y sentencias judiciales infundadas, de los partidos políticos que adversamos al régimen, los más recientes: la Mesa de la Unidad Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular.

4. Agudización de la persecución y detención de opositores al régimen, como ocurrió arbitrariamente con el Dr. Enrique Aristiguieta Gramcko; inhabilitación de liderazgos políticos, incluso disidentes del chavismo; grave violación de Derechos Humanos, tal como se evidenció en la masacre de El Junquito y; amenaza de encarcelamiento a diputados de la fracción de la Unidad y otros liderazgos.

En Voluntad Popular hemos asumido con ímpetu y compromiso, pero conscientes de los costos que esto genera, todos los terrenos de lucha para hacer frente a la dictadura y dejarla en evidencia ante Venezuela y el mundo, anteponiendo siempre los intereses nacionales y colectivos para lograr avanzar juntos y en verdadera Unidad Nacional hacia esa Mejor Venezuela que todos urgimos.

No obstante, la respuesta y actitud del régimen ha sido reincidente: dar muestras de poca seriedad, engañar y aplastar, con condiciones solo favorables para sí misma, a todo un pueblo que pide votar libre, justa y competitivamente para cambiar la triste y lamentable realidad que hoy nos oprime. Mientras no existan condiciones electorales y políticas mínimas, lucharemos en contra de un simulacro electoral que solo representa la adjudicación del presidente de la dictadura, ignorando y aplastando la voluntad popular.

Estamos convencidos que conquistar la libertad y rescatar la democracia solo será posible si todos los liderazgos y partidos políticos, incluso disidentes demócratas del chavismo; si la sociedad civil y sectores productivos del país, ONG’s, sindicatos, movimientos de trabajadores, movimiento estudiantil, intelectuales y artistas, si funcionarios públicos, jueces, fiscales y miembros activos o no de las FANB, en fin, todo el país democrático, nos unimos en una misma causa con estrategia y acciones unitarias. El compromiso de Voluntad Popular es construir una Mejor Venezuela sin dictadura, de paz, bienestar y progreso para todos los venezolanos y no para una cúpula corrupta, criminal, inhumana y hambreadora.

¡Fuerza y Fe Venezuela!

En Caracas, a los tres (3) días del mes de febrero de 2018.

Voluntad Popular

El vocero del equipo oficialista que negocia con la oposición en República Dominicana, Jorge Rodríguez, informó la noche del martes que al anuncio del presunto acuerdo entre ambas partes será prorrogado hasta este miércoles, cuando en definitiva deberían darse los resultados concretos de la negociación.

«Estoy casi seguro, en un 98%, de que habrá acuerdo», dijo el ministro de Comunicación e Información a la prensa, tras concluir la reunión del martes con representantes de la oposición en la sede de la Cancillería de República Dominicana, en Santo Domingo.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, dijo este lunes que el gobierno de Nicolás Maduro está «listo» para firmar un acuerdo con la oposición, cuya delegación viajó a República Dominicana, al igual que los representantes del Ejecutivo nacional, para una «reunión definitiva» de la que se esperan anuncios importantes para el país.

«Estamos listos para lograr un acuerdo con sectores de la oposición venezolana que están hoy aquí en esta mesa de diálogo en República Dominicana insistiendo en que los asuntos venezolanos lo resolvemos los venezolanos», señaló Rodríguez a periodistas a su llegada a la sede de la Cancillería dominicana, donde este lunes se reanuda el diálogo.

A juicio del ministro, «faltan muy pocas cosas para lograr un acuerdo», y se mostró «optimista respecto al desarrollo de esta mesa de diálogo», de la cual detalló que ya «hay un documento preliminar que permite señalar» que ya están cerca de firmar la negociación.

«Hoy puede ser un gran día», precisó Rodríguez, quien sin embargo advirtió que no tolerarán «groseras injerencias de país alguno acerca de los asuntos que solamente debe resolver Venezuela».

La oposición confirmó el sábado que acudiría a esta cita para «exigir las garantías electorales que permitan unas elecciones justas», luego de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) decretase que las presidenciales se harán antes de mayo y no a finales de año, como generalmente ocurre en el país.

No obstante, diversos sectores antichavistas han denunciado que el gobierno «ha profundizado su posición de boicot a la mesa de negociación, al proceder a la ilegalización» de partidos opositores, y al decretar de manera unilateral que las elecciones presidenciales, uno de los temas del diálogo, se celebrarán antes de mayo.

Además de las garantías electorales para los comicios presidenciales de este año, la oposición también busca lograr la apertura de un canal humanitario que permita el envío de medicinas y alimentos al país, la liberación de los presos políticos y la restitución de los poderes constitucionales de los que fue despojado el Parlamento.

El oficialismo, por su parte, exige el levantamiento de las sanciones económicas que pesan sobre algunos de sus funcionarios, y el reconocimiento de la ANC, un órgano plenipotenciario integrado solo por oficialistas y no reconocido por numerosos gobiernos del mundo.

Estas conversaciones arrancaron en diciembre pasado en Santo Domingo bajo el auspicio del presidente dominicano, Danilo Medina, y del expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, con el acompañamiento de Chile, Nicaragua, Bolivia y San Vicente y las Granadinas, a través de sus respectivos cancilleres.

El diálogo para buscar una salida a la grave crisis política y económica del país, contaban también con el acompañamiento de México, que la semana pasada se retiró tras la convocatoria unilateral de elecciones presidenciales por parte de la ANC.

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, anunció este jueves que el próximo domingo 28 y lunes 29 de enero está previsto que se retomen las reuniones entre el gobierno y la oposición de Venezuela, aunque el miembro de esta última delegación, el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Luis Florido, advirtió que su equipo no asistirá si el Ejecutivo «no envía señales de querer dar garantías electorales».

«Al día de hoy, ambas partes de la mesa han confirmado su participación en la siguiente sesión del diálogo, que está prevista para los días 28 y 29 de enero», dijo Medina en Davos, donde asiste al Foro Económico Mundial, según un comunicado difundido por el portavoz de la Presidencia de República Dominicana en su cuenta en Twitter.

No obstante, el presidente de la Comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano aseguró, a través de esa misma red social, que «si el gobierno no está dispuesto a avanzar y no envía señales de querer dar garantías electorales», la asistencia de la delegación opositora «no será posible».

Diversos sectores de la oposición venezolana han asegurado que el diálogo con el gobierno se encuentra en punto muerto, luego de que la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobara el martes por decisión unánime el adelanto de las elecciones presidenciales en Venezuela.

Amén de ese hecho «inconstitucional», según voceros de la oposición, la delegación parlamentaria que había asistido anteriormente a República Dominicana ya se había negado a viajar para la última reunión en ese país debido al accionar de los cuerpos de seguridad del Estado en la denominada «Masacre de El Junquito», y las declaraciones posteriores del ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol.

El ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, aseguró este lunes que las sanciones aplicadas por la Unión Europea (UE) a funcionarios chavistas obedecen a «órdenes de Estados Unidos».

«Por más que sancionen a Venezuela y a sus funcionarios, el gobierno venezolano continuará expresando su derecho a ser un país libre y soberano», dijo.

Reiteró que el Ejecutivo considera estas sanciones como «un golpe a la mesa de diálogo» con la oposición, y aseguró que lo mismo piensan los cancilleres de los países que accedieron a participar en esa negociación, la cual se ha llevado a cabo, hasta ahora sin ningún acuerdo, en República Dominicana.

El portavoz de la Cancillería de República Dominicana, Hugo Beras, informó que en las próximas horas anunciarán la nueva fecha del diálogo que tenía previsto realizarse este jueves 18 de enero, pero que por la ausencia de la delegación opositora se pospuso.

De acuerdo al representante del Ministerio de Relaciones Exteriores del país anfitrión de estas negociaciones, la nueva fecha se determinará al término de la reunión entre el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, el canciller de ese país, Miguel Vargas, y sus homólogos de Bolivia y Nicaragua, Fernando Huanacuni y Denis Moncada, respectivamente.

Al momento de otorgar estas declaraciones, los miembros del gobierno de Nicolás Maduro encargados de negociar con la oposición tampoco habían llegado a Santo Domingo, una vez su contraparte hiciera pública desde Caracas su decisión de no asistir a este nuevo encuentro.

La negativa de la fracción parlamentaria de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que dialoga con el Ejecutivo nacional se debe, en gran parte, al descontento que generó la comparecencia del ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, sobre la muerte del exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez.

Según el alto mandatario militar, el paradero del ajusticiado y sus compañeros fue develado por miembros de la oposición, quienes habrían dado esta información precisamente en una de las reuniones en República Dominicana.

Los dirigentes antichavistas rechazaron inmediatamente estas declaraciones de Reverol, las cuales a su juicio «echan por tierra todo el esfuerzo realizado» hasta ahora por ambas partes en la criticada negociación.

República Dominicana- Cancilleres anunciarán nueva fecha de diálogo -VPItv

El dirigente opositor Henri Falcón condenó este miércoles lo ocurrido en el operativo contra el movimiento liderado por el exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez, y se solidarizó con los sacerdotes larenses llamados a investigación el pasado lunes por Nicolás Maduro.

En declaraciones a la prensa ofrecidas desde Caracas, el exgobernador del estado Lara rechazó en nombre de su partido, Avanzada Progresista (AP), «los actos de ajusticiamientos extrajudiciales que se realizaron esta semana contra ciudadanos venezolanos», así como también los «ataques desmedidos del Ejecutivo nacional» contra el obispo de Barquisimeto, Antonio López Castillo, y el monseñor Víctor Hugo Basabe.

Por otra parte, Falcón consideró que el proceso de diálogo que llevan a cabo el gobierno y la oposición de Venezuela en República Dominicana «podría no generar soluciones a los venezolanos» si se mantiene la tónica de las primeras reuniones.

Si bien calificó las negociaciones como «oportunas», el dirigente larense criticó que no haya «una toma amplia de decisiones que ofrezcan soluciones reales al país», sino «decisiones tomadas solo por cuatro partidos, y no por la amplitud política, social y económica que existe en Venezuela».

«El hambre no espera, esto es una bomba de tiempo», alertó.

Venezuela. Henri Falcón se pronunció por acusaciones de Maduro a los obispos -VPItv