Habitantes de la parroquia Catedral, en la ciudad de Caracas, denunciaron a través de las redes sociales una presunta invasión que se realizó en la noche de este miércoles en el edificio General Paéz.

Lea también: Cicpc detuvo a secretario de Tupamaro por presunta vinculación en muerte de un joven

Los usuarios reportaron que los empleados que se encontraban en las inmediaciones presuntamente fueron golpeados por el grupo de personas que irrumpieron en el sitio.

“Edificio general Páez, adyacente a la avenida Urdaneta, es tomado por invasores. Tienen personas que laboran en el edificio secuestradas. La orden es: “Nadie entra, nadie sale”. Ya basta de que en este país nos quedemos inertes ante el más fuerte”, reportó una usuaria en twitter.

Según los vecinos, el pasado domingo 14 de junio hubo un intento de varios grupos.

En una alocución de este martes, el miembro del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, presentó pruebas y nombres relacionados con el desembarco de dos lanchas rápidas en las costas de Vargas y Chuao, este domingo y este lunes, respectivamente.

Lea también: La AN rechazó las negociaciones contra PDVSA

Rodríguez aseguró que la administración de Maduro ya tenía conocimiento de la operación desde el 25 de marzo, “cuando señalamos varios elementos relacionados con el entrenamiento de paramilitares en territorio colombiano, donde habían desertores venezolanos y entrenadores norteamericanos. En la tarde del 1 de mayo salen dos lanchas desde la finca del narcotraficante Elkin Javier Lopez Torres Alias “Doble Rueda”, ubicada en el departamento de Riohacha, Colombia. Una de ellas, con 12 personas, se dirigió hacia la Guaira para atacar Miraflores. La segunda lancha, que llegó con 47 personas, presentó problemas en uno de sus motores y no pudieron llegar a la Guaira, que es cuando le quitan el techo para despistar a las fuerzas de seguridad venezolanas y se dirigen a Chuao, dejando a varios mercenarios en varias zonas de la costa”.

El vicepresidente de comunicación del régimen, también brindó detalles sobre el presunto plan de invasión: “El comandante de la primera lancha, Robert Colina Ibarra, alias “Pantera”, fue abatido en el enfrentamiento en La Guaira. Los jefes de esta operación son Juvenal Sequea Torres, un hombre de apellidos Mata Sanguineti, Antonio José Sequea Torres (Jefe operativo y Cliver Alcalá Cordones (Jefe de toda la operación)”

El diputado Henry Ramos Allup aseguró este martes en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional que la crisis que se vive en el país no debe ser resuelta por “invasiones” extranjeras sino por los propios venezolanos, así como criticó la participación de Cuba en los asuntos internos.

Lea también: Michael Kozak afirmó que Cuba no es parte de la solución para Venezuela

No queremos invasiones de nadie, ni extranjeras de ningún color ni de ningún tipo, queremos resolver nuestros problemas y con el recurso humano podemos resolverlo”, indicó Allup en la plaza Los Palos Grandes, desde donde responsabilizó al expresidente Hugo Chávez por poner a Venezuela “al servicio de Fidel Castro”.

En ese sentido, exigió que los cubanos dejen “en paz” a la nación.

El régimen de Nicolás Maduro acordó con el gobierno de China transferencia de tecnología militar, así lo dio a conocer el presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello.

Lea también:Maduro anunció que Diosdado Cabello logró convenios con Corea del Norte y Vietnam

Cabello indicó que dicho acuerdo tiene como objetivo reforzar a las Fuerzas Armadas con mejor tecnología militar ante una posible invasión.

“Quienes nos atacan y quienes creen que sería muy fácil ingresar a Venezuela y barrer con nuestro pueblo, se van a llevar una gran sorpresa porque uno de los motivos de nuestra visita a China es buscar que esos convenios sellen la posibilidad de mejorar nuestro armamento“, dijo el dirigente del régimen.

(Yorman Aguilar) Este miércoles, cientos de abejas rodearon un carrito de hot dog (perros calientes), en la famosa intersección del Times Square en Nueva York, EEUU, originando el cierre de tránsito en las calles y la movilización de un equipo de emergencia.

El incidente ocurrió entre cruce de la Avenida Broadway y la calle West 43rd, informó el diario local 4 New York, estación de cabecera de la cadena de televisión estadounidense NBC

Los videos y fotografías de la invasión de estos insectos fueron publicados por las personas que transitaban por estas calles alrededor de la 1:30 pm, hora local de Nueva York . Hasta los momentos, se desconoce si hubo personas afectadas por el enjambre de abejas.

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado

“Con un rápido desenlace de Venezuela amenazando la seguridad regional, ¿por qué Estados Unidos no puede? simplemente invadir el país con problemas?” está fue la inquietante pregunta con la que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump concluía una reunión en agosto del 2017 en la Oficina Oval donde se discutía sancionar a funcionarios de Venezuela.

La sugerencia sorprendió a los presentes en la reunión, incluidos el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, y el asesor de seguridad nacional, HR McMaster, quienes desde entonces abandonaron la administración. Esta cuenta de la conversación no revelada previamente proviene de un alto funcionario de la administración familiarizado con lo que se dijo.

En un intercambio que duró unos cinco minutos, McMaster y otros se turnaron para explicarle a Trump cómo la acción militar podría ser contraproducente y arriesgarse a perder el apoyo difícilmente ganado entre los gobiernos latinoamericanos para castigar al presidente Nicolás Maduro por llevar a Venezuela al camino de la dictadura, según el oficial. El funcionario habló bajo condición de anonimato debido a la naturaleza sensible de las discusiones.

Pero Trump retrocedió. Aunque no dio ninguna indicación de que estaba a punto de ordenar planes militares, señaló lo que consideró casos pasados ​​de diplomacia de cañoneras en la región, según el funcionario, como las invasiones de Panamá y Granada en la década de 1980.

La idea, a pesar de los mejores intentos de sus ayudantes de derribarla, persistiría en la cabeza del presidente.

Al día siguiente, 11 de agosto, Trump alarmó a amigos y enemigos por igual al hablar de una “opción militar” para sacar a Maduro del poder. Los comentarios públicos fueron inicialmente descartados en los círculos políticos estadounidenses como el tipo de fanfarrona marcial que se espera de la estrella de televisión convertida en comandante en jefe.

Pero poco después, planteó el problema con el presidente colombiano Juan Manuel Santos, según el funcionario estadounidense. Dos funcionarios colombianos de alto rango que hablaron bajo condición de anonimato para evitar antagonizar con Trump confirmaron el informe.

Luego, en septiembre, al margen de la Asamblea General de la ONU, Trump discutió nuevamente, esta vez con más detalle, en una cena privada con líderes de cuatro aliados latinoamericanos que incluyeron a Santos, dijeron las mismas tres personas y Político informó en febrero.

El funcionario estadounidense dijo que Trump fue informado específicamente para no plantear el problema y dijo que no funcionaría bien, pero lo primero que dijo el presidente en la cena fue: “Mi equipo me dijo que no dijera esto”. Trump luego se puso a preguntar cada líder si estaban seguros de que no querían una solución militar, de acuerdo con el funcionario, quien agregó que cada líder le dijo a Trump en términos claros que estaban seguros.

Eventualmente, McMaster apartaría al presidente y lo guiaría a través de los peligros de una invasión, dijo el funcionario.

En conjunto, las conversaciones entre bastidores, cuyo alcance y detalles no se han informado anteriormente, ponen de relieve cómo la crisis política y económica de Venezuela ha recibido la mayor atención bajo Trump de una manera que era inimaginable en la administración Obama. Pero los críticos dicen que también subraya que su política exterior “América Primero” a veces puede parecer abiertamente imprudente, proporcionando munición a los adversarios de Estados Unidos.

La Casa Blanca se negó a comentar sobre las conversaciones privadas. Pero un vocero del Consejo de Seguridad Nacional reiteró que Estados Unidos considerará todas las opciones a su disposición para ayudar a restaurar la democracia de Venezuela y traer estabilidad. Bajo el liderazgo de Trump, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han impuesto sanciones a docenas de importantes funcionarios venezolanos, incluido el propio Maduro, por denuncias de corrupción, tráfico de drogas y abusos contra los derechos humanos. Estados Unidos también ha distribuido más de $ 30 millones para ayudar a los vecinos de Venezuela a absorber una afluencia de más de 1 millón de migrantes que han huido del país.

Para Maduro, quien durante mucho tiempo ha afirmado que Estados Unidos tiene planes militares para Venezuela y sus vastas reservas petroleras, la belicosa conversación de Trump brindó al líder impopular un impulso inmediato si bien de corta duración, ya que intentaba escapar de la escasez generalizada de alimentos y la hiperinflación. Pocos días después de que el presidente hablara de una opción militar, Maduro llenó las calles de Caracas con leales para condenar la beligerancia del “emperador” Trump, ordenó ejercicios militares a nivel nacional y amenazó con arrestar a opositores que según él planeaban derrocar a Estados Unidos.

“¡Ocúpese de sus propios asuntos y resuelva sus propios problemas, Sr. Trump!”, Tronó Nicolás Maduro, el hijo del presidente, en la asamblea constituyente apilada por el gobierno. “Si Venezuela fue atacada, los rifles llegarán a Nueva York, señor Trump”, dijo el joven Maduro. “Tomaremos la Casa Blanca”.

Incluso algunos de los aliados más acérrimos de los EE. UU. Se vieron forzados a ponerse de parte de Maduro para condenar el ruido de sables de Trump. Santos, un gran patrocinador de los intentos de Estados Unidos de aislar a Maduro, dijo que una invasión no tendría respaldo en la región. El bloque comercial del Mercosur, que incluye a Brasil y Argentina, emitió un comunicado diciendo que “los únicos medios aceptables para promover la democracia son el diálogo y la diplomacia” y repudiando “cualquier opción que implique el uso de la fuerza”.

Pero entre el movimiento de oposición asediado de Venezuela, la hostilidad hacia la idea de una intervención militar se ha relajado lentamente.

Unas semanas después de los comentarios públicos de Trump, el profesor de economía de Harvard, Ricardo Hausmann, ex ministro de planificación venezolano, escribió una columna sindicada titulada “Día D Venezuela”, en la que pedía una “coalición de los dispuestos” conformada por los poderes regionales y el Estados Unidos intervendrá y apoyará militarmente a un gobierno designado por la asamblea nacional dirigida por la oposición.

Mark Feierstein, que supervisó América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional durante el gobierno de Obama, dijo que la acción estridente de los EE. UU. En Venezuela, aunque encomiable, no aflojará el control de Maduro sobre el poder si no va acompañado de la presión de las calles. Sin embargo, cree que los venezolanos se han desmoralizado en gran medida después de que la represión de las protestas el año pasado desencadenó docenas de muertes y la amenaza de más represión ha obligado al exilio a docenas de líderes de la oposición.

“La gente dentro y fuera de la administración sabe que puede ignorar mucho de lo que dice Trump”, dijo Feierstein, quien ahora es asesor sénior en Albright Stonebridge Group, sobre la conversación de Trump sobre la invasión militar de Venezuela. “La preocupación es que generó expectativas entre los venezolanos, muchos de los cuales están esperando que un actor externo los salve”.

 

Fuente – AP

 

Suscríbete a nuestro canal telegram.me/vpitv o visita nuestro canal en Youtube: VPItv y mantente siempre informado.

Carlos Albornoz, presidente de Fedenaga, denunció la invasión de una finca en el estado Barinas por parte de personas presuntamente de nacionalidad colombiana, quienes aseguran que el Instituto Nacional de Tierras (INTI) los autorizó para tomar posesión de dichas tierras.

A través de su cuenta de Twitter, Albornoz publicó un documento en el que el INTI certifica dicho espacio como una finca productiva y exige a las instituciones del estado velar por su buen funcionamiento.

WhatsApp Image 2018-05-11 at 6.52.47 PM WhatsApp Image 2018-05-11 at 6.52.48 PM

A través de un video difundido por el mismo Albornoz, se observa a un grupo de personas en una de las fincas invadidas y declarando que fueron autorizados por el INTI.

Este domingo vecinos de El Marqués, en Caracas, denunciaron que personas ajenas al sector invadieron un terreno frente a la antigua panadería Latina, adyacente al parque Sanz, que funcionaba como estacionamiento.

Así lo reseñó el periodista Daniel Guillermo Colina a través de su cuenta en la red social twitte, donde instó a los cuerpos de seguridad del Estado a tomar cartas en el asunto para evitar un enfrentamiento entre los ciudadanos.

En un audiovisual difundido por el periodista, pedían a los vecinos del sector “salir de los edificios y evitar esta acción”.

Colectivos armados asaltaron la antigua sede del diario El Nacional ubicada en El Silencio, la noche de este sábado, según denunció su director Miguel Henrique Otero vía Twitter.

https://twitter.com/miguelhotero/status/985326069560594434

En la antigua sede del rotativo funciona la Casa Uslar Pietri, Antonio Ecarri, presidente de la fundación alertó que en lugar se originó una situación de rehenes, según reseña el portal web del diario.

Según Ecarri fueron secuestrados los vigilantes y el conserje del edificio.

“Hago responsable a Nicolás Maduro. Exigimos a las autoridades y al ministro del Interior ejercer acciones. No puede ser que un edificio que se encuentra a tres cuadras de Miraflores sea invadido”, expresó.

Momentos más tarde, Ecarrí informó que la invasión del un grupo armado fue desalojada por la Policía Nacional. “Aspiramos que mantengan vigilancia sobre la zona”, pidió.

Asimismo, Ecarrí agradeció a la comunidad de El Silencio por salir en su auxilio y en la de las personas que se encontraban dentro de la antigua sede de El Nacional en el centro de la ciudad capital.