El presidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Nicolás Maduro, ratificó este martes que el año escolar 2020-21 comenzará con la modalidad a distancia, para prevenir contagios de covid-19 tanto en estudiantes, como profesores y personal administrativo de las instituciones.

Recomendado: #EspecialVPItv | Útiles escolares 2020-21, una carrera contrarreloj para los venezolanos

La medida, que abarca desde la educación preescolar hasta las universidades, se mantendrá vigente al menos hasta el 2021, pues Maduro ha dicho que espera que la vacuna rusa contra el coronavirus llegue al país antes de que termine este año.

El programa gubernamental «Cada familia una escuela», con el que se cerró el año anterior debido a la cuarentena, seguirá siendo el mecanismo con el que se regirán las clases.

Asimismo, Maduro aseguró que los planes de ayuda a estudiantes se mantendrá, como el Programa de Alimentación Escolar (PAE), que deberá verse reflejado «en cada comunidad».

El dirigente chavista consideró que «meter mil muchachos en un liceo es contraproducente» para controlar la pandemia, por lo que pidió que el canal estatal ViveTV sea usado como plataforma para transmitir clases.

Por su parte, anunció que desde el 5 de octubre se abrirán escuelas y liceos como «centros de asistencia pedagógica para representantes y alumnos», con el fin de que los alumnos conozcan a sus maestros para establecer una relación más estrecha que en vías digitales.

Sobre este punto, Maduro aclaró que los encuentros entre estudiantes y maestros deberá hacerse mediante citas, únicamente disponibles en semanas de flexibilización.

Nicolás Maduro afirmó que su decisión cuenta con el respaldo del sector educativo y pidió que no se politice el tema, ante las solicitudes postergar los comicios parlamentarios del 6 de diciembre así como suspendió el inicio presencial de clases. «Es imposible suspender las elecciones», zanjó.

La subcomisión de Educación de la Asamblea Nacional, como la comisión de Educación del Plan País, acordaron este lunes de conformar una alianza llamada «Pacto Unitario por el Derecho a una Educación Democrática y de Calidad en Venezuela» para hacer lineamientos en un plan de rescate para la educación en el país.

Te puede interesar: #Venezuela | Sector educativo respaldó Pacto Unitario propuesto por Guaidó

En esta iniciativa también se unen los partidos políticos, los académicos, los distintos gremios y sindicatos, quienes a través de los diputados Rafael Veloz, Bolivia Suárez y José Manuel Bolívar, dieron todos los detalles al respecto.

En la rueda de prensa de este lunes, aseguraron que en la conformación a corto plazo hay una bonificación humanitaria para el sector educativo. Además, se indicó sobre la ejecución de acciones que garanticen los Derechos Humanos, de salud y laborales para los docentes y trabajadores escolares.

Otro de los puntos propuestos fue la revisión del marco jurídico e institucional actual de Venezuela para impulsar leyes ajustadas a la modernidad.

El documento fue firmado por 135 organizaciones políticas y con sociedad civil, que igual ratificaron no participar en las elecciones del 6 de diciembre.

A pesar de las dudas por la pandemia del covid-19 que afecta a Venezuela, el ministerio de Educación de la administración de Nicolás Maduro informó que el año escolar comenzará el próximo 16 de septiembre, dando inicio a la carrera contrarreloj de los representantes para conseguir los útiles que requerirán sus hijos en un atípico año 2020-21.

Lea también: #EspecialVPItv | iPhone 12: El primer celular de la era 5G

Aunque el comienzo de las clases será bajo una modalidad a distancia, las unidades educativas ya han establecido los materiales que necesitarán los estudiantes para cumplir con cada una de sus asignaciones, a ser presentadas por vía digital.

En una Venezuela en crisis, en la que el ingreso mínimo legal se remonta a poco más de dos dólares por mes y la ganancia diaria promedio de un trabajador ajeno del sector público no llega a un dólar diario, según estudios independientes, la tarea no resulta sencilla.

¿Cuánto cuestan los útiles escolares en Venezuela para el año 2020-21?

Útiles escolares 2020-21, una carrera contrarreloj para los venezolanos

Útiles escolares 2020-21, una carrera contrarreloj para los venezolanos | Foto: VPItv.com

A diferencia de años anteriores, en esta ocasión los precios de los materiales están completamente dolarizados. Los comerciantes han asumido que el bolívar es una moneda de poco peso y con valores muy cambiantes, por lo que las ofertas son realizadas en divisas.

En ese contexto, un representante de un estudiante de educación primaria puede gastar entre 30 y 50 dólares solo en los útiles, sin tomar en consideración los libros específicos que determinen los colegios.

María Antonieta Lanz, vicepresidenta de la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC), explicó a VPItv que cada centro educativo es el que se encarga de hacer el requerimiento de los implementos.

«Nuestra recomendación es que la lista sea lo más austera posible y respetando las condiciones económicas del grupo de padres y representantes que inscriben a sus hijos en el Colegio», señaló Lanz, considerando la difícil situación financiera de muchos ciudadanos, acentuada por la crisis del covid-19.

En ese sentido, este medio accedió a diversas listas de útiles de varias escuelas en Caracas, para posteriormente elaborar una investigación con el fin de conocer los precios de cada elemento.

Para un joven que cursa el cuarto grado, el listado está compuesto por alrededor de 15 útiles, que contempla cuadernos, blocs, carpetas, juegos de geometría, lápices, sacapuntas, gomas de borrar, colores, entre otros artefactos.

Mediante una búsqueda en diferentes establecimientos, ferias y tiendas online, una lista como esa puede ser adquirida entre 28 y 45 dólares.

Si a eso se le suman otros factores como cartuchera y tippex, el valor puede aumentar entre 30 y 50 dólares.

Sin embargo, dichos precios están a la merced de la especulación, pues debido a la cuarentena impuesta por el Estado, muchas tiendas de papelería están cerradas, así como los tradicionales mercados populares que se instalaban en el país por estas fechas.

Las alternativas

Según constató la periodista Andrea Espinoza Martínez para VPItv, solo unos pocos puestos sobreviven en la Plaza Brión de Chacaito, con múltiples ofertas para los clientes. El problema para ellos es, justamente, que no tienen a quien venderle.

La clientela se ha alejado de estos negocios por temor a la propagación del virus, lo que ha provocado que sus precios puedan rebajar ligeramente.

En dicho sector se aprecieron «combos» de útiles que iban desde los 6 hasta los 25 dólares, con disponibilidad diaria hasta que comiencen las clases.

El primer combo, valorado en 22$, contiene bolígrafos negros y azul, pega de barra, sacapuntas con depósito, libretas, un cuaderno, una resma de papel tamaño carta y un pliego de papel contact.

Por 13$, los ciudadanos pueden adquirir un paquete que contempla un pliego de papel crepé, un pliego de papel de seda, foami de tamaño carta, foami escarchado, dos hojas de papel lustrillo, silicón líquido, plastilina y una tijera.

Recomendado: #EspecialVPItv | Redes sociales: espacio para el toma y dame de la oposición venezolana

Tres libretas, dos cuadernos, una caja de lápices, goma de borrar, sacapuntas, un juego de escuadras y una caja de colores tienen un precio de 12 dólares.

El combo más costoso en la mencionada plaza se ubica en 25 dólares, constituido por 10 libretas, un bloc de dibujo, un juego de escuadras, una caja de lápices, una goma de borrar, sacapuntas, dos bolígrafos y una caja de creyones.

Por último, el más barato, tasado en seis dólares, tiene dos libretas, una caja de lápices, una caja de colores, un sacapuntas y una goma de borrar.

Aún así, con dichos precios inferiores a los ofrecidos por librerías tradicionales, son sumas de dinero que requiere mucho más que un mes de trabajo para los venezolanos.

En esas condiciones, el año escolar 2020-21 dará inicio en menos de dos semanas desde la publicación de este trabajo, en una primera fase a distancia, que luego pasará a una modalidad semipresencial, para luego finalizar con la asistencia completa a las aulas.

La Federación Venezolana de Maestros (FVM) ha alertado que el valor para que un estudiante participe en un programa de educación a distancia, que incluya los recursos tecnológicos adecuados, equivale a 1.120 dólares.

Por eso, solicitaron al ministro Aristóbulo Istúriz que se haga una inversión prioritaria en el sector educativo, garantizando «salarios suficientes y dignos a los docentes», así como los recursos para los estudiantes.

Esta petición fue ignorada por las autoridades.

Frente a la posibilidad anunciada por la administración de Nicolás Maduro para que el inicio del año escolar 2020-21 sea presencial, los expertos del Plan País para el sector Educación alertaron sobre los riesgos de una decisión que podría ser acelerada.

Lea también: #Covid19 | Venezuela superó los 41.000 casos y registró seis nuevos decesos

Huníades Urbina, presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, explicó que los niños son los mayores transmisores de enfermedades, pues tienen una carga viral más elevada. Es por eso que, de volver a clases en aulas educativas, podrían crearse focos de contagio.

El experto en salud señaló que, aunque los más pequeños «padecen poco la enfermedad», sí son capaces de afectar a otros seres queridos, como padres y adultos mayores.

«Es necesaria la educación, para el desarrollo de los niños, si, pero con condiciones seguras», apuntó Urbina, quien deseó que las autoridades revisen el tema con «realismo».

Con esa visión coincidió José Manuel Bolívar, coordinador del Plan País Educación, quien dijo entender que un año en la vida de un niño es «valiosísimo», pero el país no está en un momento propicio para lanzar una iniciativa tan aventurada.

Bolívar recordó las precarias condiciones del sistema educativo nacional, en el que consideró que «El Estado venezolano le está vulnerando un derecho a seis millones de niños».

Para el especialista, la educación debe ser elevada a un tema humanitario y se necesita de un programa que ayude también a los profesores, que ganan alrededor de cinco dólares por mes, cuando la canasta básica se ha ubicado cerca de los 270 dólares.

Huníades Urbina opinó que la intención de clases presenciales debe ser descartada en los municipios fronterizos más afectados, así como la región capital, actual epicentro de la pandemia en Venezuela.

La recomendación de estos expertos es que, bajo cualquier circunstancia, los venezolanos deben cumplir estrictas normas de seguridad para prevenir el contagio. Y si las clases volvieran a los salones tradicionales, una alternativa podría ser que se impartan las lecciones con el 30-40% de los alumnos, con el fin de evitar grandes grupos.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, mostró este martes su preocupación sobre el cierre de los colegios ante la pandemia de covid-19. Por esta razón, instó a los gobiernos a reaperturar los centros educativos una vez controlada la transmisión local del nuevo coronavirus. «Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas», indicó.

Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) le preocupa que al menos 24 millones de niños dejen de asistir a sus escuelas para siempre, sobre todo lo más vulnerables ubicados al sur y oeste de Asia y en África.

Lee también: Kim Kardashian West se pronunció ante la enfermedad mental de su esposo

Para Guterres, la pandemia por covid-19 ha agudizado la crisis escolar que venía enfrentando el mundo por años. «Vivimos un momento decisivo para los niños y los jóvenes de todo el mundo. Las decisiones que los gobiernos y los asociados tomen ahora tendrán un efecto duradero en cientos de millones de jóvenes, así como en las perspectivas de desarrollo de los países durante decenios», señaló mientras afirmaba que al menos mil millones de estudiantes se veían afectando por el cierre de instituciones educativas.

Solo Botsuana, Níger, Uruguay, Ecuador, Nicaragua, Francia, Suecia, Noruega, Austria y Suiza han podido abrir sus colegios, tomando sus precauciones de higiene.

Con respecto a los demás países, «va a depender del nivel de resiliencia que tenga el sistema educativo de cada país: si es de renta alta, media o baja, de las circunstancias de la familia… En un país pobre, aunque el tiempo de volver a la escuela sea menor, te encuentras con que miles de niños tienen poquísimas posibilidades de volver», dijo la directora de política de infancia de Unicef, Carmen Molina, en el encuentro con Guterres.

El ministro de Educación Universitario, César Trómpiz, destacó ante la reunión que mantuvo con la rectora de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Cecilia García Arocha, que brindarán todo el apoyo necesario para realizar la reparación del pasillo colapsado en la UCV y recuperar otros espacios que se encuentran en deterioro en la casa de estudio.

Lea también: #Venezuela | Cecilia García Arocha: “Aquí lo importante es recuperar la universidad, no la política”

Trómpiz sostuvo que la implementación de la Misión Venezuela Bella en la UCV es mejorar las áreas universitarias para que los alumnos disfruten de iluminación y mejores edificaciones. 

“Nosotros creemos que tiene que haber una supervisión del patrimonio a tiempo real que nos permitan prever este tipo de eventos, creemos que a partir de este suceso y esta reunión podríamos crear un canal en el que el Gobierno invertir en áreas concretas que eviten eventos de este tipo. 

De igual manera, el ministro fue cuestionado sobre las elecciones universitarias para escoger un nuevo rectorado, en la que resaltó la sentencia 0324 y detalló que existen otros documentos que dilatan estos procesos entre los que según el ministro, se encuentra García Arocha.

“Nosotros creemos que una vez solucionada la traba de carácter judicial se puedan llevar a cabo las elecciones, nosotros apoyamos la realización de unas elecciones y que se supere la traba legal, ahora entramos en un tiempo de elecciones legislativas, lo que dilatará el proceso de elecciones en el país. Políticamente nosotros como Gobierno lo que impulsamos es que pueda cumplirse a cabalidad el proceso de elección”, detalló.

El ministro de Educación de la administración de Nicolás Maduro, Aristóbulo Istúriz, anunció que el inicio del nuevo año escolar en Venezuela podría ser para enero del 2021.

«Si esto se agrava tenemos la alternativa de comenzar en enero y cambiaríamos el año», dijo Istúriz este martes.

Le también: Plan País plantea propuesta para finalización el año escolar en medio de pandemia

También informó que el año escolar en curso finalizará el próximo 30 de junio.

Tras la llegada del Covid-19, los estudiantes reciben clases vía online o través de correos electrónicos a fin de culminar el período escolar 2020, aunque la mayoría no cuenta con un buen servicio de internet.

 

 

Por: Luis Gabriel Patiño

Para Aristóbulo Istúriz, ministro de Educación de la administración de Maduro, la posibilidad de “consolidar una tercera etapa del programa de educación a distancia al culminar las clases y hacer definitivamente un canal de televisión educativo” garantizará la consecución del año escolar.

Lea también: 7 de mayo | Un día como hoy nació el músico venezolano José Antonio Abreu

Asegura que “la experiencia ha obligado a mejorar de manera progresiva”, ratificó que el próximo 30 de junio culmina el periodo académico en curso, y agregó que “en función a ello esto seguirá optimizándose”.

Un planteamiento que en días pasado fue rechazado por diputados de la Asamblea Nacional, al firmarse un acuerdo que desaprueba la culminación del año escolar a distancia, destacar las pésimas condiciones y el deterioro acelerado de la calidad educativa, principalmente en las escuelas y liceos públicos.

La gerente general de la ONG, Superatec en Caracas, Nelitza Zabala, informó que la organización se encuentra brindando apoyo de formación a la población que se encuentra descolarizada a través de diferentes plataformas digitales con el fin de que los ciudadanos puedan llegar a la superación personal.

Le puede interesar: Suspensión de green cards en EEUU no afectará a los residentes, según experta en inmigración

«Estamos utilizando diferentes vías como correos electrónicos, mensajes de texto, llamadas, whatsapp, estamos trabajando en función de quienes tienen la menor cantidad de recursos», expresó Zabala este miércoles durante una entrevista.

El ministro de Salud de Chile, Jaime Mañalich, se vio envuelto en una polémica luego de haber manifestado como «un grave error» la suspensión de clases en el país, tras el brote de coronavirus en la nación.

Lea también: Chile se alista para «reapertura gradual» de sus actividades económicas

«Nunca quisimos, nunca (…) la evidencia que tenemos ahora acumulada demuestra que efectivamente eso fue un grave error que dejó a los niños sin vacuna, sin educación, sin comida, y sin protección», dijo Mañalich.

Posteriormente, el ministro de Educación, Raúl Figueroa, se pronunció para aclarar que el decreto de haber suspendido las clases fue llevada a cabo «teniendo todas las cartas sobre la mesa y escuchando a todos los actores».