El atleta jamaiquino Usain Bolt dio positivo a un test para detectar Covid-19, luego de celebrar su fiesta de cumpleaños por todo lo alto.

La emisora Nationwide Radio XJ detalló que el atleta se hizo la prueba un día después del evento. Según el mismo medio, no fue sino hasta este domingo, 23 de agosto, cuando «Lightning Bolt» recibió los resultados.

A la celebración asistieron los futbolistas de origen jamaiquino Raheem Sterling (Manchester City) y Leon Bailey (Bayern Leverkusen).

Tanto Bolt como quienes concurrieron a la fiesta cumplen con la debida cuarentena.

View this post on Instagram

Stay Safe my ppl 🙏🏿

A post shared by Usain St.Leo Bolt (@usainbolt) on

 

Videos del evento, realizado el viernes, 21 de agosto, muestran a más de 20 personas en espacios reducidos, sin cumplir medidas de bioseguridad, como distanciamiento físico o el uso de mascarillas.

Bolt

El ministro de Economía de Alemania, Peter Altmaier, aseguró en entrevista con un diario de su país que el uso obligatorio de la mascarilla podría desaparecer si se reduce el número de casos nuevos diarios a menos de 100. «Mientras el promedio de nuevas infecciones sea de varios cientos, deberán mantenerse», dijo.

A su vez, reflexionó que los expertos en materia política y de salud deberán evaluar cuando esto suceda.

Por otro lado, el ministro alemán explicó que el gobierno actuará como accionariado en varias empresas privadas en lo que dure la crisis por el Covid-19 para que estas no desaparezcan. «Hablamos probablemente de algo más de una docena (…) En este muy limitado número de casos aprovecharemos las posibilidades del Fondo de Estabilización Económica» del país con hasta 600 mil millones de euros disponibles para las nacionalizaciones, recapitalizaciones, garantías y créditos blancos.

Frente a la todavía latente pandemia del covid-19, que ya acumula más de 10 millones de contagios en el mundo entero, la cantante estadounidense Lady Gaga incentivó a sus seguidores a no dejar de usar mascarillas.

Lea también: Miami ordenó nuevo toque de queda nocturno por la pandemia

Con el lema «sé tu mismo, pero usa mascarilla», Lady Gaga retó a sus fans, amigos y personas cercanas a mantener el uso del método de protección ante el peligroso coronavirus.

«Creo en ser amable contigo mismo, la comunidad y el planeta. Reto a mis maravillosos amigos a mostrar su juego de tapabocas«, expresó la artista a través de sus redes sociales.

Ella, fiel a su estilo, utilizó una mascarilla de púas y exhortó a Oprah Winfrey, Ariana Grande, Tonny Bennet, Barack y Michelle Obama a alentar a la gente a seguir protegida.

Son muchos los deportistas que solo esperan poder tener luz verde para iniciar con la nueva normalidad ante la aparición del nuevo coronavirus en el mundo. Sin embargo, existen diversas dudas sobre los cuidados que se deberán tener para un retorno seguro y disminuir la posibilidad de un contagio.

Te puede interesar: #TrabajoEspecialVPItv | La anarquía prevaleció: lo que ocurrió tras el asesinato de George Floyd en el mundo

Una de las principales dudas que guardan los deportistas, es si es recomendable o no el uso del tapabocas a la hora de practicar alguna actividad física.

Esta duda, aumentó luego de que un hombre de 26 años de edad, sufrió un colapso pulmonar mientras corría tres kilómetros usando su mascarilla, en la ciudad de Wuhan, China. Tras lo ocurrido, la comunidad deportista levantó su discusión sobre si es benéfico o no el uso de este material de protección.

El médico mexicano, Armando Martínez, aseguró que es una realidad que el uso de tapabocas obstaculiza el proceso de oxigenación «normal» de una persona, por lo que recomendó tener en cuenta algunas consideraciones para portarlo al momento de hacer actividad física.

 

Efectos negativos al momento de ejercitarnos con tapabocas

El ejercicio físico es una de las pocas excepciones que distintos gobiernos admitieron dentro de las estrictas medidas de confinamiento establecidas para combatir la expansión del covid-19. Muchos de aquellos que tenían incorporada la actividad a sus rutinas continúan con ella, mientras que otros comenzaron a hacerlo como una manera de poder estar en contacto con el exterior.

Tal vez, el interrogante principal que surge con respecto a la actividad, es si cuando hacen ejercicio, deben utilizar algún tipo de cubrebocas durante su desarrollo, y la realidad es que las mascarillas pueden dejar rápidamente sin aliento a quienes hacen ejercicio al impedir el libre paso de oxígeno.

 

El doctor Jaime Barrio, del Consejo Científico del Colegio Oficial de Médicos de Madrid (Icomem), en una entrevista para la agencia EFE, explicó que las mascarillas pueden producir una sensación de ahogo. Sin embargo, no hay evidencia alguna de que su uso produzca “hipoxia, acidificación del organismo o intoxicación por inhalación del propio CO2”, información que debió aclarar ante la masiva difusión de información sobre una posible hipoxia generada por medio de este acto.

Para lo que desconocen el término, la hipoxia es una disminución del oxígeno disponible para las células del organismo, que produce alteraciones en su normal funcionamiento al no poder obtener la energía necesaria de los alimentos (carbohidratos, grasas y proteínas) mediante las reacciones oxidativas correspondientes.

En este sentido, el especialista Barrio, puntualizó que al estar toda la boca y nariz cubiertas, sí existe “una limitación de la entrada habitual de aire, por lo que en el momento de realizar deporte, puede llegar a ser incómodo y reducir el rendimiento durante el ejercicio físico”.

 

Sensación de dificultad, pero no falta de oxígeno

 

El director de Servicios Técnicos del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, en Madrid, Antonio Blanes, explicó a EFE que, el aire puede circular sin problemas a través del material con el que se elabora una mascarilla.

Este experto, explica que la sensación de dificultad respiratoria “puede deberse a la falta de costumbre, al uso durante muchas horas seguidas, a la reutilización de las mascarillas sin tener en cuenta las indicaciones del fabricante o a la utilización de filtros o mascarillas que no cumplen las especificaciones técnicas y/o legales”.

También, puede influir “la temperatura ambiente y la sensación subjetiva de calor del usuario de la mascarilla”.

 

De acuerdo a un estudio del Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH) de EE.UU, Blances indicó que dos horas de uso continuo de una mascarilla autofriltrante con un ritmo de entrenamiento bajo o moderado, «no parece causar un cambio en la temperatura corporal central ni un aumento significativo en el calor o la humedad del espacio muerto de la mascarilla después de la primera hora”.

 

Ninguna organización sanitaria desaconseja su uso

Algunos de los mensajes contrarios al uso de mascarillas que circulan por plataformas como WhatsApp y redes sociales, añaden afirmaciones como “las autoridades sanitarias y la OMS desaconsejan su uso común” o “las mascarillas no son útiles para evitar el contagio” porque el virus “no se transmite por el aire”.

La Organización Mundial de la Salud, no descarta el uso de mascarillas en personas sanas en espacios públicos y remite a lo que aconsejen las autoridades sanitarias de cada país, en función de cómo evolucione la pandemia.

 

 

¿Qué debemos evitar en la práctica de ejercicios durante la restricción social?

Dentro de las recomendaciones más simples para evitar posibles contagios de covid-19 durante el confinamiento, expertos destacan las siguientes:

  • Ejercicios que requieran acostarse o poner en contacto las manos con el suelo, barras, postes, paredes, etc… Para este tipo de ejercicio, lo mejor es la comodidad de su hogar.
  • Usar parques de niños o gimnasios al aire libre.
  • Realizar más de 60 minutos de ejercicio al aire libre. Esto incrementa la exposición y por tanto, el alto riesgo no aporta beneficios adicionales en salud.
  • Trotar o caminar en pareja, en grupo o inmediatamente detrás de algún sujeto. Evite contacto con otros.
  • Si tiene síntomas de gripe, ¡No realice ejercicio! Recuerde realizar esta práctica solo cuando se sienta con la energía para hacerlo.

 

La fabricación de tapabocas en China durante la pandemia del coronavirus ha disparado el precio de sus materiales y penaliza al sector de los productores de higiene, sobre todo, en las productoras de pañales para bebés.

Te puede interesar: Trump aseguró que China pudo haber evitado la salida del Covid-19 de sus fronteras

A medida que China produce más mascarillas, el mercado se vuelve más lucrativo y el precio de la materias prima se dispara. Especialmente el textil no tejido, indispensable para el filtrado de las máscaras.

El aumento de los precios de este material, presente en muchos productos de higiene, amenaza directamente la supervivencia de los productores de pañales para bebés, compresas higiénicas y toallitas desinfectantes húmedas.

«Tenemos la capacidad de producción, pero los costos son (ahora) extremadamente altos», explicó Huang Tenglong, cuya empresa de pañales tiene su sede en la provincia de Fujian.

Para la fabricación de pañales, se necesita mucho más material que para mascarillas.

Según la prensa china, unas 19.000 empresas locales se dedicaron a la producción o comercialización de máscaras tras la cuarentena de la ciudad de Wuhan y su región, a finales de enero.

El coronavirus Covid-19 ha generado diversas interrogantes de cómo será el futuro con la presencia de la pandemia. Especialistas israelíes crearon una mascarilla adaptada a una boca de control remoto.

Lea también: Israel desarrolla anticuerpos contra el Covid-19 de forma satisfactoria

«Las mascarilla se abrirá mecánicamente a mano, de forma remota o automática cuando el tenedor llegue a ella», aseguró el vicepresidente de Avtipus Patents and Inventions, Asaf Gitelis, a medios locales.

«Puedes comer, disfrutar, beber y sacar el tenedor y se cerrará y estarás protegido contra el virus y de otras personas sentadas contigo «, resaltó.

Según los directivos de la empresa, dichas mascarillas saldrán a la venta dentro de unos meses por un precio de 2,5 euros.

En Israel la utilización de los tapabocas es obligatorio desde el pasado 1° de abril.

La Casa Blanca pidió a sus funcionarios que utilicen mascarillas dentro de las instalaciones y que eviten realizar visitas innecesarias, según los medios estadounidenses.

Lea también: Casa Blanca prevé que la taza de desempleo en EEUU podría llegar a 25% por Covid-19

«Estamos requeriendo que cualquiera que entre al Ala Oeste use una mascarilla o cubrebocas. A menos que sea absolutamente necesario que realice una visita en persona, le pedimos respetuosamente que eviten las visitas innecesarias», reza el comunicado emitido por la casa presidencial de los Estados Unidos.

Dicha decisión llega luego de que dos funcionarios fueran diagnosticados con los síntomas de la pandemia.

El primer caso es de un miembro de la unidad militar que «a menudo trabaja cerca del presidente (Trump) y de la primera familia». Mientras que Katie Miller, vocera del vicepresidente Mike Pence, es la segunda afectada.

Durante la pandemia de Covid-19, el personal de salud de Francia reportó una escasez de material quirúrgico, especialmente de tapabocas. Pero, ahora que la administración de Emmanuel Macron flexibilizará las medidas de confinamiento este lunes, la venta de estos productos ha sorprendido a todos sus habitantes.

Le puede interesar: España inició apertura controlada de pequeños comercios

“¿Cómo explicamos a nuestros pacientes, especialmente a los más frágiles, que lo que ayer escaseaba ahora abunda?”, dijo uno de los doctores.

Autoridades han acusado a la cadena de farmacias y de supermercados en tener grandes reservas y no ayudar al personal de salud cuando más lo necesitaba.

La crisis del coronavirus ha provocado cambios en las rutinas y en las prácticas de la gente común. El uso de los guantes y mascarillas se han convertido en algo habitual, y parece que es algo que se va a quedar.

Le puede interesar: Más de 121 mil personas se han recuperado del covid-19 en España

Pero el uso de estos artículos ha generado cierta preocupación entre los grupos ambientalistas, que alertan de la amenaza de estos productos por su mal uso cuando son desechados: muchos terminan en las alcantarillas, en la calle o directamente en el mar.

Es por eso que María José Algarra, una colombiana radicada en Miami Beach (Florida), impulsó el proyecto “Clean this beach up” para crear conciencia sobre el impacto de estos equipos de protección en el medio ambiente. Así fue cómo nació su particular “reto del guante”.

“Todo empezó porque vimos demasiados guantes y máscaras que estaban siendo desechados en la calle, en los aparcamientos, en los parques. Queríamos enseñar a la gente que botar basura en la calle no significa que vaya a desaparecer”, dijo, advirtiendo sobre el “impacto que tiene la contaminación plástica en nuestros ecosistemas, en nuesta fauna en nuestra salud”.

María José Algarra quería llevar a cabo “un movimiento a nivel local”, entre sus vecinos de Miami Beach, pero lo cierto es que el proyecto ha ido agarrando fuerza en los últimos días y su “reto” ha llegado a países como España, Portugal, Polonia, Francia y algunos territorios de Asia.

Con información de VOA

La Unión Europea (UE) envió este fin de semana una dotación de 173 mil mascarillas a España como ayuda con el fin hacerle frente a la pandemia la cual, hasta los momentos, ha dejado más de 25 mil decesos.

Le puede interesar: España superó los 25 mil muertos por coronavirus

La Comisión Europea informó que más lotes de tapabocas FFP2 serán enviadas a España, Italia y Croacia. De igual manera, se dio a conocer que estaba prevista la entrada por carretera de 83 mil mascarillas este sábado mientras que el resto se espera que lleguen en avión.

España